Victoria Camps y Amelia Valcárcel debatieron sobre feminismo y crisis

Las dos pensadoras ponen de relieve que, a pesar de los logros conseguidos en igualdad, en la sociedad hay una misoginia latente.

23

Victoria Camps y Amelia Valcárcel tienen reconocido prestigio como pensadoras, ensayistas y defensoras de la igualdad de la mujer. Ayer por la tarde abrieron el ‘III Encuentro con mujeres que transforman el mundo’, que organiza el Ayuntamiento de Segovia en La Cárcel, manteniendo una conversación sobre feminismo en la que se habló de la crisis económica , de nuevos modelos sociales, de violencia de género y de la visibilidad de la mujer.

Con la intervención de la escritora y periodista segoviana Angélica Tanarro como moderadora, ambas desgranaron en el debate muchas de las carencias que todavía existen en materia de igualdad. Camps, por ejemplo, afirmó que, a pesar de los logros, “no está todo conseguido y por eso hace falta hablar de feminismo, sigue teniendo sentido pero hay que verlo como un instrumento y no como un fin en sí mismo”. Centrándose en el ámbito occidental sostuvo que hace diez años puso de relieve en uno de sus libros tres problemas que actualmente siguen existiendo: la violencia machista, el llamado techo de cristal de la visibilidad de la mujer en todos los ámbitos de la sociedad y la no conciliación de la vida familiar y laboral.

Además, Camps consideró que “la crisis se ceba más con las mujeres porque se partía de una mayor desigualdad”.

Que la crisis ha cogido a las mujeres en una situación de mayor fragilidad queda demostrado para Valcárcel en la mayor proporción de paro femenino y en las ofertas y condiciones de trabajo que reciben. Sostiene esta pensadora que en la escena principal la igualdad ha ganado peso “pero en el esquema de valores, en el fondo, late una sociedad misógina”.

Esta pensadora concluyó diciendo que “no se ha conseguido el respeto a la mujer, en términos generales, al margen de que individualmente si lo pueda haber”.

Además, hizo referencia en varias ocasiones, con un fino sentido del humor, a los retos que plantea la sociedad actual a las mujeres y señaló que, en una crisis como la actual, “nuestras libertades se pueden caer de la agenda, no se consideran prioritarias o importantes”.

Precisamente, sobre los cambios experimentados en los últimos años Camps señaló que “en realidad han acabado beneficiando más a los hombres” y mantuvo que “un hombre que disminuye su horario laboral para hacerse cargo de los hijos se ve como un excelente padre, mientras que si lo hace una mujer entonces es una mala profesional”.

Violencia de género

Victoria Camps se mostró más crítica con la normativa legal que persigue la violencia de género, mientras su oponente en este encuentro argumentó que aunque “el número de asesinatos de mujeres anuales no haya disminuido, la Ley sí ha tenido un efecto disuasorio en la violencia media o de baja intensidad; sin ella estaríamos muchísimo peor”.

Valcárcel, sin embargo, se mostró más pesimista sobre la resolución de la crisis económica y Camps abogó por renunciar al modelo anterior, de éxito profesional, de adquisición de más y más bienes materiales, etc., por otro en el que se busque un equilibrio entre vida y trabajo.