Publicidad

Con la puntualidad de la que siempre hizo gala el ferrocarril español, el andén 2 de la estación de Segovia recibió a las 11,32 horas un tren especial con el que los aficionados a la historia ferroviaria quisieron recordar el 130 aniversario de la puesta en marcha de la línea que une la capital segoviana con la localidad madrileña de Villalba, y que en su día supuso una conquista para la sociedad segoviana cuando el 29 de junio de 1888 llegaba el primer tren a Segovia tras cruzar la sierra de Guadarrama.

Cerca de 200 personas se sumaron a la iniciativa impulsada por la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Collado Villalba, un colectivo de ‘locos’ por el tren que pese a su exiguo número de integrantes -poco más de 40- multiplican sus esfuerzos por mantener vivo el legado ferroviario español a través de la recuperación y puesta en marcha de antiguos modelos de trenes hoy en desuso pero que se emplean para demostraciones y pequeñas rutas divulgativas y turísticas.

Con la colaboración de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, el convoy que llegó ayer a Segovia estaba formado por cuatro vagones modelo R-12, construidos entre 1926 y 1930 como coches restaurantes para la Compañía Internacional de Coches Camas (CIWL), circulando tanto en trenes españoles como europeos hasta 1984.

En 1988, Renfe los adquiere y reforma para la realización de trenes chárter de lujo, renovando sus instalaciones de seguridad, eléctricas y sanitarias, pero manteniendo la decoración original de los coches basada en marquetería lacada y bronces al gusto de la época de su fabricación.

Además, se incluyó un vagón coche salón ZZ – 1102, transformado en época de Renfe para el traslado de autoridade y construido en 1928 para prestar un servicio de calidad desde Málaga-Granada a Sevilla, con motivo de la Exposicion Iberoamericana del año 1929.

También se incluyó en el convoy un vagón de la denominada ‘Serie 5000’, conocido por muchos usuarios del tren a mediados del pasado siglo como los «vagones de segunda clase», que han aparecido en tantas referencias cinematográficas a lo largo de la historia.

La locomotora que impulsó el convoy también tiene su pequeña historia, ya que pertenece al pequeño grupo de máquinas de procedencia japonesa que el Estado encargó a mediados de los 60 para renovar la flota ferroviaria, que si bien fueron traídas a España de forma casi experimental, su rendimiento y sus prestaciones convencieron a los responsables de Renfe para acoplarlas al servicio.

La iniciativa tiene también un carácter solidario, ya que la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Collado Villalba destinará la recaudación obtenida a una organización asistencial, y la intención de los responsables es sumarse a la campaña que este fin de semana ha desarrollado el Banco de Alimentos en toda España.