La calle de Gascos vista desde el mirador situado en la confluencia de Vía Roma con la plaza de la Artillería. / Kamarero
Publicidad

La Comisión Territorial de Patrimonio Cultural de Segovia ha autorizado el proyecto de instalación de un ascensor urbano en la calle de Gascos, que salvará el desnivel existente con la plaza de la Artillería (la oriental del Acueducto).

Se trata del primer ascensor urbano de la ciudad y fue el proyecto más votado entre las iniciativa de interés general propuestas por los segovianos, entre otros por la Asociación de Vecinos de San Lorenzo, en el primer proceso de presupuestos participativos del Ayuntamiento de Segovia que se celebró el otoño pasado y del que todavía no se ha ejecutado ninguna de las actuaciones.

El equipo de Gobierno ha reservado una partida de 480.000 euros en el presupuesto municipal de este año para ejecutar este proyecto.

Patrimonio considera que la propuesta “no modifica las características generales del Conjunto Histórico de calles y plazas a lo largo del Acueducto, declarado Bien de Interés Cultural en 1941.

Sin embargo, respecto a la incidencia en el paisaje urbano, hace constar que el ascensor pretende integrarse en el entorno con los mismos materiales y recomienda mantener la relación de la arquitectura moderna con la patrimonial en el empleo de técnicas y materiales que identifican épocas distintas y perfectamente reconocibles.

La alcaldesa, Clara Luquero, ha comentado que este elevador se instalará junto a la escalinata de piedra de la calle de Gascos y se prevé que en parte sea de cristal “para que contextualice” con el ascensor del aparcamiento subterráneo de Padre Claret.

Por otro lado, la Comisión ha autorizado la actividad arqueológica de carácter preventivo vinculada a este proyecto para realizar el control correspondiente de los movimientos de tierras necesarias para la ejecución de las obras previstas.