Los residuos se acumulan junto a la carretera de Palazuelos. / nerea llorente
Los residuos se acumulan junto a la carretera de Palazuelos. / nerea llorente
Publicidad

El presidente de la Diputación Provincial, Francisco Vázquez, asegura que el centro provincial de tratamiento de residuos “no está habilitado para tratar residuos peligrosos o sanitario-médicos”. A preguntas de los periodistas sobre el antiguo vertedero de Roduelos, que está condicionando el desarrollo de las obras de desdoblamiento de la SG-20, Vázquez afirmó que ve “complicado” que el centro de Los Huertos pueda recoger los 17.000 metros cúbicos de residuos acumulados cerca de la carretera de Palazuelos. Ayer se celebró una reunión del Consorcio Provincial de Medio Ambiente, pero el presidente insistió en que el basurero de Roduelos no era uno de los temas a tratar.

Hace unos días, la subdelegada del Gobierno, Lirio Martín, achacaba a la inactividad del Gobierno central de Mariano Rajoy, el problema generado por el antiguo vertedero de Roduelos que ha paralizado en un tramo las obras en la carretera SG-20. Ahora, el Ministerio de Fomento, la Subdelegación del Gobierno de Segovia, junto con la empresa Dragados y el Consorcio Provincial de Medio Ambiente, mantienen conversaciones para dar salida y tratamiento a los 17. 200 metros cúbicos de basura acumulada cerca de la carretera de Palazuelos, empezando por cantidades más pequeñas. “Necesitamos tratar con urgencia alrededor de unos 1.000 metros cúbicos de residuos para poder construir el pilar, o estribo, del puente del vial del Eresma”, comentaba Lirio Martín. La subdelegada explicaba que la existencia de este vertedero y las soluciones que por ley había que dar ya estaban contempladas en el proyecto “pero se ha dejado pasar el tiempo” y ahora “es una cuestión compleja” porque “no es fácil” encontrar plantas de tratamiento de residuos con capacidad para recibir una cantidad tan grande de basuras como la acumulada cerca del arroyo Roduelos.

Martín sostiene que hay una resolución de la Junta de Castilla y León de 2016 donde se indica al anterior Gobierno que esos residuos deben ser tratados en un centro autorizado porque ha cambiado la normativa medioambiental y ya no se puede actuar como se hizo en la obra original de la variante que se depositaron en una finca y se selló.

La principal dificultad radica en que entregar de golpe 17.000 metros cúbicos de basura en una sola planta de tratamiento generaría problemas de gestión y podría asfixiar su actividad, por lo que se están contemplando varias opciones, como la retirada escalonada. “Segovia es pequeña y sus centros de residuos limitados” dice Lirio Martín asegurando que todos los días dedica parte de su tiempo a resolver este problema.