Valles: “La Universidad Popular divulgó la cultura entre la clase trabajadora”

Los antecedentes y orígenes de esta institución fueron abordados por José Manuel Valles en la conferencia que ofreció en San Quirce, incluida en el XXXI Curso de Historia de Segovia

La Sociedad Económica de Amigos del País, en su segunda etapa (1875-1916), está considerada por el doctor en Historia José Manuel Valles como una de las entidades precursoras de la Universidad Popular en Segovia, creada en 1919. Después de su primera época, en el siglo XVIII, la Sociedad Económica de Amigos del País vivió un segundo momento, en el que se mostró un perfil de nítida vocación de difusión cultural, retomado después por la Universidad Popular.

En la conferencia que pronunció ayer, incluida en el XXXI Curso de Historia de Segovia, Valles explicó los antecedentes y orígenes de la Universidad Popular, extendiéndose en el influjo que tuvieron en ella las ‘universidades populares’ francesas y, sobre todo, las denominadas “Extensiones Universitarias” nacidas en Inglaterra.

Valles, profesor de Historia en el IES ‘María de Moliner’, defendió que la Universidad Popular se fundó por iniciativa de un pequeño grupo de intelectuales, algunos de ellos segovianos y otros funcionarios con destino en la ciudad. La meta principal de la Universidad Popular fue la de extender la cultura entre las clases trabajadoras. A partir de esa idea, un grupo de profesores realizó numerosas actividades extraescolares, ofreciendo enseñanza gratuita a adultos y organizando un sinfín de eventos con la pretensión de divulgar la cultura.

En Segovia, en ese grupo de intelectuales figuraban nombres como José Rodao, Segundo Gila, Antonio Machado o Blas Zambrano. Este colectivo contó con medios de expresión propios, como el periódico ‘La Tierra de SeSegovia’. Aunque, con el paso de los años, Machado se convirtió en la figura central de ese grupo, Valles insistió ayer en que el sevillano no fue su creador, sino que se unió a él, ya configurado.

A juicio de este doctor en Historia, Segovia vivió entonces un momento de gran riqueza cultural, gracias, en gran parte, a hombres como Blas Zambrano, “una figura con un gran peso filosófico y pedagógico”. En aquellos años, Segovia contó con un buen número de pedagogos, como Martín Chico, que se volcaron en la innovación de esa ciencia.

Valles advirtió, además, la clara conexión habida entre la Institución Libre de Enseñanza, por la que pasaron la mayoría de los intelectuales de la época, y la Universidad Popular, ya que numerosos de sus miembros fueron en algún momento becados por la ILE.

FuenteG. H. 
Compartir