Ana Agudíez dice que quiere hacer una campaña a pie de calle y mirando a la gente a los ojos. / NEREA LLORENTE
Publicidad

Habla con la convicción, pasión y vigor de la joven que nada más cumplir los 18 años se afilió al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) para “hacer cosas por los demás” y con la habilidad oratoria y la retórica aprendida durante ocho años como procuradora en las Cortes de Castilla y León. Casada, madre de dos hijos, Ana María Agudíez Calvo (Cantalejo, 08/08/1969) se siente “orgullosa de ser de pueblo” y cree que  su experiencia como alcaldesa de Cabezuela, cargo que ocupa desde 2011 y al que volverá a optar el próximo mes de mayo, servirá para dar voz a los habitantes del medio rural y su lucha ante el proceso de despoblación en la cámara territorial, el Senado.

Nadie mejor que la propia candidata del PSOE por Segovia al Senado en las elecciones del próximo día 28 de abril, Ana María Agudíez Calvo, para presentarse.

—Soy cantalejana de nacimiento y cabezolana de adopción y desde pequeñita mis padres y mis hermanos me enseñaron que el respeto, la libertad, la igualdad y la justicia social son los valores fundamentales de la vida. Siempre me dijeron que me pusiera en el lugar del otro y que para transformar y cambiar el mundo la política, la Política con mayúsculas era la herramienta más eficaz. A los 18 me afilié al PSOE e inicié mi carrera de Trabajo Social. Ambos hechos cambiaron mi vida y sentí que podía hacer cosas por lo demás. Soy Trabajadora Social de la Diputación de Segovia desde hace años y alcaldesa de Cabezuela y procuradora en las Cortes desde el 2011. Me considero una mujer dialogante pero reconozco que defiendo siempre mis ideas con pasión.

—La experiencia en la vida municipal y en las Cortes de Castilla y León ¿le ha dado tablas para impulsar su salto al ámbito de la política nacional?

—La experiencia en estos ocho años como procuradora pero especialmente como alcaldesa me ha servido de mucho para conocer la realidad, buscar soluciones a los problemas y no crearlos como parece que a algunos políticos les gusta. Además yo siempre he defendido que uno de los requisitos básicos para estar en política nacional es haber sido alcalde o alcaldesa, concejal o concejala porque ésta es la política de proximidad y de cercanía, de calidad y de calidez. La que te hace tener los pies en la tierra y pisar el barro.

—¿Es compatible la política municipal con la nacional? ¿Cómo ve la duplicidad de cargos?

—Es compatible. De hecho hay senadores que son alcaldes. No creo que ser alcaldesa de mi pueblo, de 700 habitantes, sea duplicidad de cargos, más bien ser alcaldesa de un pueblo pequeño, donde no percibes ningún tipo de remuneración es una dedicación altruista y vocacional, con el único objetivo de mejorar la calidad de vida de tus vecinos y vecinas y hacer cosas por y para tu pueblo.

—¿No es muy joven para entrar en el ‘cementerio de los elefantes´ como llaman al Senado?

—Creo que ese concepto de cementerio de los elefantes ya es pasado. El senado actual está compuesto por mujeres y hombres de todas las edades y, por ejemplo, nuestro portavoz del PSOE, el burgalés Ander Gil, que está haciendo una magnífica labor, tiene tan solo 45 años. Lo importante no es la edad, lo importante son las ganas y la capacidad de trabajo, el compromiso con la ciudadanía y la defensa de los intereses de tu territorio.

— Si tras el 28 de abril llega a tener representación en la Cámara Alta ¿será de las representantes discretas que no suman intervenciones o llegará a pedir un plan por si atacan los zombis o los marcianos?, ¿cómo asumirá la labor de control de Gobierno?, ¿dependerá de qué partido gobierne?

—Si tengo el honor de representar a Segovia en el Senado, haré como he hecho hasta ahora, trabajar intensamente para defender los intereses de los segovianos y de las segovianas desde el compromiso, la responsabilidad y la confianza que han depositado en mí.

—¿Para qué sirve el Senado, la cámara territorial?, ¿necesita una reforma?

—El Senado sirve para aprobar, oponerse o modificar las decisiones del Congreso mediante vetos y enmiendas pero tiene otra función muy importante como cámara territorial que significa que es la puerta de entrada y la voz de los territorios con el objetivo de conseguir una mayor integración y coordinación entre las autonomías. Quizás habría que reforzar esta función del Senado que a mí me parece fundamental y lograr que sea una verdadera cámara de representación territorial.

—¿Qué se puede hacer desde la Cámara de los senadores para mejorar la vida de los ciudadanos?

—Fíjese qué importante es el Senado que la mayoría conservadora del PP ha tenido la capacidad de frenar las políticas progresistas del Gobierno de Pedro Sánchez. Los senadores del PP utilizaron su mayoría absoluta en el Senado para ejercer su derecho de veto y evitar que la senda de estabilidad pasase del actual 1,3% del PIB al 1,8%, que ya había autorizado Bruselas, es decir, consiguieron que no pudiéramos disponer de 6.000 millones de euros para invertir en políticas sociales. De ahí la importancia de tener un mayoría socialista en el Senado.

—¿Cuáles son sus principales bazas como candidata del PSOE?

—Yo lanzo una simple pregunta: ¿debe continuar trabajando el Gobierno de Pedro Sánchez? El mismo que ha aumentado el Salario Mínimo Interprofesional, el que ha revalorizado las pensiones, el que ha recuperado la sanidad universal, el que ha creado la mayor oferta pública de empleo, el que lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. Todo ello con solamente 84 diputados y 62 senadores y en solo diez meses. O ¿deben gobernar las derechas de la foto de Colón? Las mismas que ya han pactado en Andalucía, que abrazan el discurso de la ultraderecha y que quieren reducir las pensiones, que las mujeres no tengamos libertad de elección y que volvamos a una España en blanco y negro donde las desigualdades aumenten y quiebre nuestra Educación, Sanidad y Servicios Sociales públicos. Mire, necesitamos una mayoría sólida para llevar a cabo las 110 medidas que el Partido Socialista ha elaborado para seguir trabajando en nuestra hoja de ruta que son las personas en el centro de la acción política, y sentar las bases para que el crecimiento económico se traduzca en mejoras reales para la inmensa mayoría y no solo para unos pocos e impulsar iniciativas para revertir los recortes en educación, sanidad o dependencia.

“En las elecciones generales los españoles nos jugamos seguir avanzando hacia una sociedad más igualitaria, con más derechos, o regresar al pasado”

—¿Cree que los parlamentos nacionales conocen la realidad, el día a día de los pueblos? Como mujer de pueblo, ¿piensa llevar la voz de los habitantes del medio rural a la Cámara Alta, a la cámara de representación territorial?

—Efectivamente, soy mujer de pueblo y me siento muy orgullosa de ello. Y el Senado, como cámara de representación territorial es la ideal para aportar mi experiencia de gestión municipal y autonómica y sin duda llevar la mirada de alguien que conoce perfectamente lo que está ocurriendo a los pueblos por falta de políticas concretas contra la despoblación tras 32 años de gobiernos del PP en Castilla y León. Deseo aportar soluciones, además en estos momentos en los que el gobierno ha presentado la Estrategia Nacional frente al del Reto Demográfico que recoge el conjunto de propuestas, medidas y actuaciones necesarias para combatir la despoblación.

—¿El turismo es la tabla de salvación de los pueblos? ¿Parar el fenómeno de la despoblación requiere incentivos económicos y reducciones fiscales?

—Sin duda, el PSOE se compromete a poner en marcha la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico para crear empleo en las zonas rurales y fijar población. Y el turismo y la innovación son parte de la solución pero también el desarrollo de áreas industriales, el apoyo a los proyectos de emprendimiento, la digitalización del sector agroalimentario y forestal, la reducción de la brecha digital y un nuevo marco fiscal que establezca ventajas diferenciales para los pobladores que somos los vecinos de los pequeños municipios y para los inversores.

—¿Es usted partidaria de centralizar parte de las competencias de Educación? ¿Cuáles son sus propuestas en este campo?

—No soy partidaria de que se centralice la Educación, de lo que soy partidaria es que se mejore la financiación autonómica para que las comunidades autónomas puedan desarrollar las políticas educativas.
Y lo que es fundamental, un Pacto de Estado por la Educación para que la inversión en educación y becas llegue al 5% del PIB en el año 2025, blinde su universalidad y permita corregir las carencias de nuestro sistema educativo, tras los brutales recortes del PP en sus siete años de gobierno.

—Gran parte de sus acciones e intervenciones como procuradora regional han estado relacionadas con temas de Sanidad y ha hablado muchas veces de deterioro. ¿Tan mal está?, ¿cómo pararía usted el deterioro?

—Todos hemos sufrido durante estos últimos ocho años el deterioro paulatino de la Sanidad como consecuencia de los recortes y por la falta de planificación y la inacción del gobierno popular en la Junta de Castilla y León. Gracias a los profesionales sanitarios y a su esfuerzo, el sistema no se ha hecho añicos y tenemos la posibilidad de mejorar. Las competencias las tiene la Junta de Castilla y León y a partir del 26 de mayo con un gobierno socialista de Luis Tudanca se revertirán los recortes y se blindará la Sanidad.
La Sanidad ha sido nuestra joya de la corona con el esfuerzo de todos y debe seguir siéndolo para lo cual nos comprometemos a mejorar los recursos existentes y las condiciones de los trabajadores del sistema de sanidad pública, aprobando una Estrategia de Renovación del Sistema Nacional de Salud, para garantizar una sanidad pública, universal y gratuita.

—¿Cómo se sale del ‘precariado’ en este país?

—Pues entre otras cosas, tomando medidas como la mayor subida del salario mínimo interprofesional y garantizando la dignidad de nuestro sistema de pensiones, así como mejorar la cobertura de las trabajadoras y trabajadores autónomos e impulsando medidas de activación del empleo juvenil o la lucha contra la precariedad y sin duda apoyar a los desempleados de larga duración.

—¿Se rompe España?

—Este es el discurso que utilizan la derecha y sus tres siglas con políticos irresponsables que necesitan de la crispación y del enfrentamiento para conseguir un puñado de votos y no son conscientes del daño que hacen lanzando esos discursos. El proyecto socialista no va contra nadie y entendemos que unir a España es unir a los españoles y a sus territorios y lealtad a la Constitución. Nuestro proyecto es servir a nuestro país y hacer avanzar a nuestra sociedad en libertad e igualdad.

—Ante los buenos augurios para el PSOE que llegan de la macroencuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), previa a las elecciones generales, ¿cabe la complacencia?

—Las encuestas siempre son encuestas y lo importante son los votos que se meten en las urnas. El futuro de España se decide el 28 de abril: unas urnas llenas significarán futuro; unas urnas vacías, involución. En las elecciones generales los españoles nos jugamos mucho: nos jugamos seguir avanzando hacia una sociedad más igualitaria, con más derechos, o regresar al pasado; nos jugamos seguir consolidando el Estado de Bienestar o retroceder. La España que quieres te necesita: haz que pase.

—Comienza la campaña electoral con la pegada de carteles que ya es un acto más simbólico que real, por la fuerza de las redes sociales. ¿Cómo va a ser su campaña? ¿va a navegar por internet o caminar por la provincia de Segovia?

—El PSOE como siempre va a hacer una campaña cercana, con la gente, visitando los pueblos de la provincia, como lo llevamos haciendo durante muchos años para conocer sus problemas y sus inquietudes, algo que otros partidos solo hacen en campaña, cuando necesitan ir en busca del voto.
Lógicamente además de caminar también navegaremos por internet dada la importancia de las redes sociales en nuestra sociedad actual. Aunque reconozco que a mí me gusta más estar con la gente, a pie de calle y mirándoles a los ojos.