Una segoviana en el meollo

Ester Pescador Martín, ingeniera de software en Indra, ha formado parte del equipo de la empresa tecnológica movilizado para garantizar la transmisión rápida y fiable de datos en estas elecciones ‘europeas’

9

¿Cómo se conocieron ayer los datos de constitución de mesas electorales? ¿Y los de participación a las dos, a las seis y a las ocho de la tarde? ¿Cómo pudo llegar a todo el mundo el escrutinio de votos? Pues en todo ello tuvo mucho que ver una ingeniera segoviana que trabaja en Indra y ha formado parte del equipo de esta empresa puntera en tecnología de transmisión de datos.

El Ministerio del Interior utiliza las tecnologías de Indra para la difusión de los datos de citas electorales. En estas elecciones al Parlamento Europeo, además, por primera vez ha puesto a disposición de los ciudadanos una App (aplicación) para seguir los resultados de los comicios desde teléfonos móviles y otros terminales.

El objetivo, según cuenta Ester, es “poner a disposición del Ministerio del Interior nuestras tecnologías de transmisión de datos mediante terminales móviles y MAE (Mesa Administrativa Electrónicamente) para incrementar de forma conjunta la velocidad, fiabilidad y transparencia del escrutinio y facilitar la labor de las personas que colaboran en el proceso”.

La ingeniera segoviana forma parte desde 2007 del equipo de personas de Indra que participan en este proyecto puntualmente, ya que los procesos electorales a nivel nacional requieren una movilización extra de empleados.

En este caso su labor ha consistido, por un lado en recorrer España, junto a otros 90 compañeros, para formar a los representantes de la Administración en su labor como transmisores del resultado del escrutinio provisional desde cada local electoral. Este año, además se han estrenado dispositivos, nada menos que 23.000 tablets que han sustituido a las antiguas PDA de anteriores elecciones.

La aplicación que llevaban instalada las tablets “es de fácil manejo y permite la recogida de datos con más celeridad durante las jornadas electorales”, aclara Ester.

Por otro lado, durante todo el día de ayer, desde muy temprano, tuvo que atender las incidencias técnicas que fueron surgiendo con estos dispositivos.

Ester puntualiza que “los terminales llevan una aplicación instalada que realiza controles de validación y coherencia, eliminando tareas intermedias como la transmisión y grabación de datos en el Centro de Recuento de la Información (CRI) y acelerando la entrada de información en el sistema”. Eso permite reducir los errores y validar en origen la información recogida en las mesas electorales.

En los comicios de ayer hubo al menos una tablet por cada uno de los 5.700 municipios españoles donde había más de 135 electores.

El despliegue tecnológico de Indra, con Interior, implicó también la instalación de un sistema de Mesa Administrada Electrónicamente (MAE) en 1.900 puntos. La ventaja de este dispositivo es que permite la automatización de las tareas que deben realizar los miembros de las mesas electorales durante la jornada de votación; es decir, desde la identificación de votantes e impresión de documentación generada en la mesa hasta la confección de actas y la transmisión de los datos de constitución, participación y resultados. Se trata de una tecnología ya utilizada en las elecciones generales de 2008 y 2011, en las del Parlamento Europeo de 2009 y las municipales y autonómicas de 2011.

El resto del año Ester Pescador es ingeniera de software en el proyecto en el que se desarrolla Editran, estándar de comunicaciones financieras en el mercado español. Está implantado en todo tipo de sectores y soluciones: administraciones públicas, compañías de seguros, eléctricas, financieras. “Este año hemos desarrollado un módulo que ha facilitado a bancos y empresas la adaptación a la nueva normativa SEPA, el lenguaje común a nivel europeo de mensajes tales como las transferencias y los adeudos. Una consecuencia de ese cambio ha sido, por ejemplo, la nueva nomenclatura de las cuentas bancarias, el IBAN”, explica. Esta ingeniera segoviana añade que “pasar de los antiguos formatos, que llevaban décadas implantados, a los nuevos, no está siendo fácil, pero supone una agilización y mejora en las comunicaciones de esa información”.