Una provincia con calidad de vida

Un estudio becado por Caja Segovia sitúa a Segovia en el lugar 21 de España en estos valores.

55

Paseando por la Alameda de La Fuencisla, sentados en una terraza de la Plaza Mayor o admirando la belleza del patrimonio que conserva la provincia, muchos segovianos celebran vivir en una provincia en la que se disfruta de “calidad de vida”. Pero estas sensaciones intangibles pueden medirse, tabularse y clasificarse mediante variables estadísticas y econométrcas que, efectivamente, sitúan a Segovia como una de las 20 provincias que disfrutan de una mejor calidad de vida.

Este dato se extrae del estudio realizado por la Doctora en Económicas por la Universidad de Valladolid Noelia Somarriba Arechavala sobre “La calidad de vida en Segovia”, galardonado con una de las Becas de Investigación de Caja Segovia y que ha sido editado en la colección que reúne los mejores trabajos impulsados por la entidad de ahorro segoviana.

El completo y documentado estudio realizado por la investigadora afronta el análisis de un concepto multidimensional que puede analizarse a través de aspectos sociales, educativos, económicos, demográficos… que la doctora Somarriba ha cristalizado en el diseño de marcadores específicos que ha denominado Indicadores Sintéticos de Calidad de Vida (ISCV), con los que ha ido ensamblando las piezas de un puzzle que “sólo tienen sentido si están unidas, y que lo pierden por si mismas”, en palabras de la propia investigadora.

Conforme al análisis de los ISCV de la provincia, el estudio concluye que el 51 por ciento de la población segoviana pertenece a un grupo de calidad de vida alta, mientras que tan sólo el 12 por ciento registra valores que le sitúan en la parte baja de la calidad.

Por municipios, Segovia ocupa el primer lugar de esta clasificación, al que siguen Ayllón, Hontanares de Eresma, Cantalejo, Cozuelos de Fuentidueña, Cabañas de Polendos, Palazuelos de Eresma, Bernuy de Porreros, Torrecaballeros y Boceguillas en los diez primeros lugares. En la parte baja de la clasificación realizada en el estudio en la que se incluye a los 209 municipios de la provincia, el último lugar es para Valdevacas de Montejo, y en orden ascendente, Moral de Hornuez, Villaverde de Montejo, Aldehorno, Pelayos del Arroyo, Aldeanueva de la Serrezuela, Castroserracin, Navares de Ayuso, Cilleruelo de San Mamés y Fuente el Olmo de Fuentidueña.

Estos datos señalan que de los 10 municipios que encabezan la clasificación, seis se encuentran en el alfoz de la capital, , y de los municipios con mayor número de habitantes, El Espinar ocupa el puesto 22 de esta clasificación, San Ildefonso el 29, Cuéllar el 47, Nava de la Asunción el 76 y Santa María de Nieva el 80.

Precaución y avances.- En el estudio realizado por la doctora Somarriba, la investigadora advierte de que el estudio trabaja con un total de 33 indicadores agrupados en un total de siete componentes concentrados en asuntos como salud y demografía, familia, renta, educación, seguridad y empleo, aunque la variable con un mayor peso para establecer esta relación se centra en el PIB “per cápita”, seguido por otros indicadores relacionados con la educación y el mercado de trabajo. Además, este estudio compila datos procedentes en algunos casos ya superados, lo cual “puede perjudicar al resultado de ciertos municipios que en los últimos años han experimentado un gran desarrollo social y económico”.