Una década sin nacimientos

Dieciocho municipios de la provincia no han registrado alumbramientos en los últimos diez años y la media anual de localidades segovianas sin recién nacidos ronda el centenar

14

De los 245 municipios de Castilla y León en los que no se ha registrado ningún nacimiento en los últimos diez años, dieciocho pertenecen a la provincia de Segovia y son Alconada de Maderuelo, Aldealcorvo, Aldeanueva de la Serrezuela, Aldeasoña, Castrojimeno, Castroserracín, Cobos de Fuentidueña, Languilla, Membibre de la Hoz, Moral de Hornuez, Navares de las Cuevas, Perosillo, Santa Marta del Cerro, Valdevacas de Montejo, Valtiendas, Valleruela de Sepúlveda, Ventosilla y Tejadilla y Villaverde de Montejo.

Estos datos, incluidos en un informe sobre la población de Castilla y León publicado por la Fundación Perspectivas, hay que tomarlos con reserva porque proceden de la última información de Movimiento Natural de la Población facilitada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que tiene como último año de referencia 2008.

Por otra parte, entre los años 2000 y 2008 la media anual de municipios segovianos en los que no se registraron nuevos nacimientos ronda el centenar, oscilando entre los 86 municipios en el año 2005 y los 103 en 2007.

Sin embargo, en los municipios de la provincia con menos de 2.001 habitantes ha aumentado la población, en conjunto, durante la última década, un hito significativo que sólo se ha repetido en los de Burgos y Valladolid, dentro de Castilla y León. Hay que tener en cuenta, además, que los de Palencia, Ávila y Zamora ocupan las últimas posiciones entre las 50 provincias españolas, junto a Asturias, mientras Segovia se encuentra en el lugar 14.

Como consecuencia, Segovia ostenta la tasa más alta de juventud —porcentaje de población entre 0 y 15 años sobre el total— de la Comunidad, con el 14,2%, siendo más relevante en los municipios de más de 5.000 habitantes.

La tasa de vejez —población de 65 o más años sobre el total— es del 21%, la tercera más baja después de Valladolid (18,2%) y burgos (20,5%). Otro dato positivo lo constituye el índice de envejecimiento (porcentaje de población de 65 o más años sobre la población de 0 a 15 años), que aunque es del 148% es el más bajo de Castilla y León.

Así mismo, el índice de dependencia (porcentaje de población entre 0 y 15 años y de 65 y más sobre la población entre 16 y 64 años) es de 54% y el índice de sobreenvejecimiento (población de 80 o más años sobre la población de 65 o mas) es del 35%.

Por lo que respecta al coeficiente de sustitución laboral (porcentaje de la población de 20 a 29 años sobre la de 55 a 64), con un 127%, supone el más alto de la región. diáspora El citado informe de la Fundación Perspectivas incluye también datos sobre la diáspora histórica de Castilla y León, los nacidos en algún municipio o provincia que residen en otros municipios, provincias o regiones españolas. En el caso de Segovia, según el padrón municipal de 2009 había 222.360 nacidos en Segovia, mientras que en la provincia sólo residen 164.854. De los primeros, 153.676 residen en un municipio distinto al que nacieron y 107.127 en otras provincias. Por último, 92.751 se encuentran en otras comunidades autónomas.

Según la misma fuente, un 41,7% de los habitantes de Segovia reside en el mismo municipio en el que nació, un 28,2% en otro municipio distinto al de su nacimiento, un 16,7% proceden de otras provincias y un 13,4% (el porcentaje más alto de la región) nacieron en el extranjero. En la capital segoviana los autóctonos suponen el 52,6%, mientras que un 18,6% proceden de otros municipios segovianos, 14,8% de otras provincias y el 14% restante nacieron en otros países.

La capital.- A diferencia de lo ocurrido con la provincia, la ciudad de Segovia es una de las que ha experimentado un menor crecimiento entre el conjunto de capitales de provincia españolas en la última década.

En este sentido, en lo que va de siglo (de 2000 a 2009 y según los datos de censo publicados por el INE), el número de habitantes de Segovia ha crecido un 4,9%. Este porcentaje mejora sin embargo el de otras capitales de provincia de Castilla y León como león (donde la población ha descendido un 2,7%), Salamanca (-1,9%), Valladolid (-0,4%), Zamora (1,6%) y Palencia (2,5%). Por el contrario, está lejos del crecimiento experimentado por Ávila (18,8%), Soria (16%) y Burgos (9,6%). El porcentaje de esta última capital coincide con el crecimiento medio de las capitales de provincia españolas.

En la capital madrileña, por ejemplo, el crecimiento de población ha sido del 12,9%, y en otras capitales próximas como Guadalajara, Cuenca o Toledo, del 25,6%, 22,2% y 20,1%.

Con peor evolución que Segovia sólo hay dieciséis capitales de provincia, incluyendo las cinco de Castilla y León ya citadas.

Por otro lado, ese crecimiento del 4,9% se traduce en 2.626 habitantes más que en el año 2000 y se debe al saldo migratorio (la llegada de inmigrantes), ya que el crecimiento vegetativo (la diferencia entre nacimientos y defunciones) ha sido negativo en la última década aunque en un porcentaje muy pequeño (-0,1%).