Isabella D´Ambrosio estudia Comunicación y Medios Digitales en el campus de IE University en Segovia. / Roberto Arribas
Isabella D´Ambrosio estudia Comunicación y Medios Digitales en el campus de IE University en Segovia. / Roberto Arribas
Publicidad

Dice que en casa es incapaz de concentrarse en los estudios al cien por cien. Y es que en su piso de estudiante, Isabella D´Ambrosio tiene demasiadas distracciones. Por eso, prefiere acercarse muchas tardes a los Cafés La Colonial, una cafetería cercana a la Plaza Mayor de Segovia para trabajar con su portátil mientras degusta uno de los exquisitos cafés que allí ofrecen.

La Colonial conserva la esencia de aquellos viejos cafés románticos cuyo olor a grano tostado reconforta el cuerpo, apacigua el alma e inspira las mentes más inquietas. «En mi país el café es muy bueno», afirma con leve nostalgia Isabella, estudiante de veintidós años de Comunicación y Medios Digitales en IE University.

Natural de Caracas, Isabella observa los acontecimientos de su país desde la distancia con gran preocupación. De origen italiano y gallego, se siente criolla al cien por cien; y no puede ocultar su tristeza cuando habla de la deriva de Venezuela. «Es una pena que un país con tanta riqueza sufra una crisis humanitaria tan fuerte”, asegura. Cuenta que le llegan noticias de que los hospitales se han quedado sin medios, que los niños están creciendo sin una dieta equilibrada o que los negocios están cerrando porque no pueden pagar las facturas, en un país con una hiperinflación de más de un millón por ciento donde aumenta cada día el número de pobres.

“Amo a mi país -asegura con indisimulada pasión-; los venezolanos son trabajadores y de una gran calidad humana; ahora están amarrados de pies y manos y su única salida es echarse a la calle y protestar”, subraya. “Mi deber como venezolana es explicar la situación de crisis humanitaria que vive mi país y crear un discurso no para buscar la confrontación, sino para que la gente se solidarice y aporte fondos con los que mitigar la situación dramática que viven mis compatriotas”, indica.

Junto con otros jóvenes venezolanos que estudian en Segovia, Isabella D´Ambrosio ha promovido la campaña “Panas (amigos) por Venezuela” con el fin de obtener dinero en el campus de IE University y destinarlo a dos oenegés que trabajan activamente en el país caribeño, Brigadas Azules y Juventud por Venezuela.

La joven caraqueña se muestra muy orgullosa de la solidaridad demostrada por los estudiantes: recaudaron más de cuatro mil quinientos euros. Desde el Student Goverment (gobierno estudiantil) al que Isabella pertenece, se logró la complicidad e implicación de varias asociaciones de estudiantes, como el Club de Filantropía o el Club de Música, y la campaña “Panas (amigos) por Venezuela” fue todo un éxito. “Queremos que este iniciativa sea una tradición en la universidad y seguir recaudando fondos para destinarlos a los más desfavorecidos de Venezuela”, añade, para asegurar que “he visto mucha solidaridad entre los estudiantes de IE, independientemente de su nacionalidad o ideas personales; el corazón de la gente aquí es grande”.

Isabella es una estudiante con las ideas muy claras y con una gran determinación en todos los proyectos en los que se embarca. Sin duda, es mujer con mucho empuje. “Siempre me gusta estar ocupada, quiero vivir mi propia vida, y entender el mundo desde diferentes visiones, abierta a nuevas ideas y proactiva al cambio”, subraya.

WOMEN IN BUSINESS Quizá uno de los proyectos que más le ilusiona actualmente es su participación en el club Women in Business, que replica el club existente en IE para alumnos de postgrado. Este club, que se estrenó en Segovia este mes de marzo con motivo del Día Internacional de la Mujer, está liderado por ocho jóvenes mujeres que estudian en IE University en diferentes grados. Y es que IE se caracteriza por ser una institución que apuesta por la diversidad y la igualdad de género. Así, por ejemplo, el 69 por ciento de su personal de administración de servicios y el 51 por ciento de sus estudiantes de grado son mujeres.

“El objetivo de Women in Business es reforzar el empoderamiento de las mujeres aportando estrategias y herramientas para lograrlo”, aclara Isabella, muy implicada en la organización de todo tipo de actividades, desde talleres prácticos hasta reuniones informales. La meta es impulsar un papel más relevante de las mujeres en la sociedad.

“Hay todavía mucho camino por recorrer para alcanzar la sociedad que todos anhelamos; hace menos de cien años no podíamos ni votar ni decidir sobre nuestra propia vida, y debemos seguir aprendiendo y luchando por la igualdad”, añade.

Para la joven venezolana, la educación es la base de todo y hace posible un cambio verdadero. Subraya además que es importante incluir a los hombres en la conversación y que este tipo de clubes no tiene nada que ver con una actitud revanchista contra ellos, todo lo contrario: “los hombres son nuestros aliados; todos juntos podemos conseguir un cambio proactivo”.

A Isabella D’ Ambrosio le apasionan los retos, Su determinación forma parte de su carácter. Forma parte del comité de alumnos que organiza una nueva edición de la Conferencia LEAP, una actividad internacional que se celebrará el 27 de abril en Segovia cuyo objetivo es inspirar a estudiantes y jóvenes emprendedores por medio de las experiencias de personas que consiguieron alcanzar el éxito profesional a través de proyectos innovadores. “La conferencia LEAP pretende estimular a los jóvenes para que den ese salto que separa el sueño de su proyecto empresarial y su materialización real”, dice.

Para cualquier otra persona tanta actividad resultaría agotadora, pero Isabella se crece ante todos los desafíos que se le plantean. Es un no parar, y ella está como pez en el agua ante tanta energía. Se siente cómoda en Segovia, “una ciudad que, aun siendo chiquita, hay mucha diversidad”. Asegura que es feliz estudiando Comunicación y Medios Digitales, “una carrera universitaria muy pegada a la realidad y al cambio constante”.

En un año, la joven venezolana se graduará, marchará de Segovia y se llevará consigo un montón de recuerdos de su etapa universitaria. Un último apunte: Isabella me confiesa uno de sus grandes secretos, no es otro que su pasión por la poesía y su admiración hacia la brillante escritora Elvira Sastre (Segovia, 1992), premio Biblioteca Breve por su primera novela “Días sin ti”. “Me gustaría conocerla, es una de mis autoras favoritas”, finaliza.