Sobre estas líneas, el segoviano Juan Carlos Camarero y la portada de ‘Pensamientos, deseos y promesas’.
Sobre estas líneas, el segoviano Juan Carlos Camarero y la portada de ‘Pensamientos, deseos y promesas’. / El Adelantado
Publicidad

Juan Carlos Camarero nace en el municipio segoviano de Sacramenia en 1945. Con su vida distribuida en varias etapas y con distintas localidades españolas, tales como Moradillo de Roa (Burgos), Almería y la propia Sacramenia, como residencia, decide plasmar en un significativo número de poemas los sentimientos, vivencias y experiencias apreciadas en cada una de ellas.

Ahora, casi cincuenta años después del comienzo de su relación con los versos poéticos y con la colaboración de la editorial ‘Ópera Prima’ —a cuyos integrantes considera amigos—, sale a la luz ‘Pensamientos, deseos y promesas’, un total de 84 páginas que recogen la vida de Camarero en palabras plagadas de musicalidad, ritmo y armonía.

“La verdad es que ha sido sin querer, cuando me jubilé vi todo lo que había escrito y un amigo mío me animó a recopilarlo en un libro y publicarlo. Todos los que me conocen saben que no tengo pinta de escribir pero espero que este libro contribuya a que la gente lea más poesía, cosa que no se suele hacer”, comenta el propio autor.

Según confiesa Camarero en el prólogo de la obra, su afición por la lectura comenzó todavía siendo un niño “en un pueblo pequeño donde lee casi toda la letra impresa que hay”. Su educación, compuesta por varios años en el seminario de Segovia —pues su tío era sacristán y él mismo fue monaguillo—, unas oposiciones para Técnico de Estadística y una licenciatura en Económicas, marcaron el devenir de su vida, sobre todo, en tanto en cuanto, le llevaron a Almería donde el mar le inundó para dar sentido y razón a un gran número de sus escritos.

“¿Que el autor se cala hasta los huesos persiguiendo perdices? Pues escribe del otoño. ¿Que lee una historia de amor o de amistad? Pues escribe. ¿Que le da la «vena»? Pues escribe”, sigue el prólogo del libro. “Cuando se enfada con su «santa» o sus hijos —aunque pocas veces—, escribe; cuando ve el mar, escribe; cuando siente un atardecer, escribe; cuando se alegra, escribe —poco, es verdad, pero escribe—”, añade.

El libro —que se imprimió en Madrid el pasado mes de abril— se podrá encontrar en las principales librerías segovianas a un precio de doce euros. Según afirmó el autor, ya en verano realizará la presentación oficial de su obra en su localidad natal, Sacramenia, ante sus familiares, amigos y vecinos de siempre.