Publicidad

Casi un siglo de historia cumple el Curso de Pintores Pensionados, que cada año y desde 1950 organiza la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce. En su IC edición, los dieciséis artistas becados comienzan a despedirse de Segovia, tras un intenso mes en el que han podido apreciar la belleza de la capital y su provincia.

Dieciséis becados que han estado dirigidos por Victoria Chezner, profesora de Pintura y Paisaje de la Universidad de Murcia, que ha empleado sus vacaciones para guiar a estos jóvenes artistas en su beca por la provincia. Asimismo, los pintores visitaron el Monasterio de El Paular, donde el curso se inició hace casi un siglo. Los asistentes a la clausura, que tuvo lugar en La Alhóndiga, quisieron remarcar la importancia que este curso tiene para la carrera profesional de los estudiantes de Bellas Artes que pasan por él, destacando a muchos de los exalumnos, que actualmente son grandes artistas de los ámbitos de la pintura y escultura.

En este acto estuvieron presentes el delegado territorial de la Junta de Castilla y León, Javier López-Escobar; la diputada de Cultura, Sara Dueñas; la concejala de Patrimonio Histórico, Turismo y Urbanismo, Claudia de Santos; y el director de la Real Academia de San Quirce, Rafael Cantalejo; entre otros. Todos ellos auguraron a los artistas un excelente futuro profesional, además de desearles que lleven lo mejor de Segovia con ellos, y lo utilicen para crear futuras obras. Juancho del Barrio, coordinador del curso, dejó entrever nuevas iniciativas, que intentarán tomar desde la organización para la próxima edición del curso, conmemorando el centenario.

Todas las instituciones se comprometieron a seguir colaborando con el curso, así como el Ministerio de Cultura, también presente en la clausura. Asimismo, Del Barrio no quiso olvidarse de los restaurantes segovianos, que durante todo el mes colaboran desinteresadamente con el curso, ofreciendo desayunos, comidas y cenas a los pintores pensionados.

Durante el acto, la organización quiso destacar tres de las obras de los artistas de esta edición del curso, elegidas por un jurado profesional, compuesto por artistas y académicos de San Quirce. El galardonado con la medalla de bronce fue David do Nascimento, de la Universidad Complutense de Madrid, por su obra ‘W’; la medalla de plata fue destinada a Marcos Barrientos, de la Universidad de Málaga, por su obra ‘Habitación 3’; y la medalla de oro fue para Federica Furbelli, de la Universidad de La Laguna (Tenerife), por su obra ‘En descanso’.

Y aunque el curso llega a su fin, los pintores pensionados no se despedirán definitivamente de Segovia hasta el próximo martes, ya que todavía quedan algunas actividades programadas. Hoy viernes, a las 19.30 horas, la directora artística Victoria Chezner ofrecerá una ponencia titulada ‘El paisaje, ahora’, en el salón de actos de La Alhóndiga.

El sábado se entregarán los galardones del IV Premio Literario ‘Escribir sobre el paisaje’, —que se ha desarrollado a la par que el Curso de Pintores Pensionados— a las 12.00 horas en la Casa-Museo de Antonio Machado. El domingo, para terminar el fin de semana, algunos pintores segovianos se encontrarán con los artistas participantes en el curso, en una tertulia que tendrá lugar a las 12.00 horas en La Alhóndiga.
Los becados también quieren dejar una huella solidaria en Segovia, y es por esto que el lunes colaborarán con la ONG Farmacéuticos en Acción, con una venta a pie de calle de algunas de sus obras, cuyos fondos irán destinados a la construcción de un dispensario en África, en la República de Benín.

Un año más, el Curso de Pintores Pensionados de la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce dice adiós a Segovia y comienza a preparar la edición número 100, que acogerá a más de una decena de futuros artistas de universidades españolas.

“LO MEJOR ES COMPARTIR CON MIS COMPAÑEROS”

Federica Furbelli, estudiante de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de La Laguna (Tenerife) fue la galardonada con la medalla de oro de esta edición del Curso de Pintores Pensionados. Su obra ‘En descanso’ representa los colores que para Furbelli protagonizan el paisaje segoviano. “Yo vengo de Canarias y estoy acostumbrada a un ambiente más tropical; los colores ocre y los atardeceres segovianos son impresionantes”, afirmó la artista.

Asimismo, la ganadora de la IC edición del curso comentó que lo mejor de la experiencia ha sido compartir todo esto con sus compañeros. “Ha sido un mes muy intenso, de actividades, charlas, poesía… pero lo mejor ha sido compartir con mis compañeros. En cada uno de mis cuadros muestro las emociones que he sentido durante este mes, compartiendo día a día con otros pintores”, aseguró Furbelli. Unas impresiones que tanto la ganadora como los otros quince becados de este año han podido captar de cada uno de los paisajes que han visto durante este mes.

UNAS OBRAS PARA EL RECUERDO

Hasta el próximo domingo, La Alhóndiga muestra las obras que los dieciséis pintores pensionados han elaborado durante el mes de agosto en su estancia en Segovia. Unos cuadros que recogen, con diferentes técnicas, la mirada que cada uno de ellos se lleva de la capital y su provincia. Cada uno ha captado su forma de ver Segovia, con los colores que ellos mismos contemplan, de paisajes que para muchos segovianos pasan desapercibidos, al estar inmersos en su rutina. La exposición se trasladará después al Monasterio de El Paular, para ofrecer también a los vecinos de Rascafría la producción artística de estos pintores que han estado una semana en el municipio, para pasar después a formar parte de una muestra itinerante que recorrerá varios municipios de la provincia de Segovia gracias a la Diputación Provincial. Unos cuadros que quedarán para la historia y para el recuerdo de la promoción de 2018 del Curso de Pintores Pensionados. / fotos: kamarero

Compartir