13-1-pradena-Detenidos-delito-contra-el-patrimonio
En el interior del vehículo siniestrado se encontraron los efectos robados./ EL ADELANTADO
Publicidad

Un accidente de tráfico puso fin ayer a una complicada mañana de domingo en la provincia, donde un grupo criminal formado por cinco personas puso en jaque a la Guardia Civil al huir del cerco policial montado tras las denuncias de tres delitos de estafa, hurto y robo con fuerza cometidos en las localidades de Cerezo de Abajo, Prádena y Trescasas.

Como informó EL ADELANTADO en su edición de ayer, los presuntos delincuentes sufrieron un accidente en la carretera N-110 en las inmediaciones del cruce de La Salceda al salirse de la vía al tratar de eludir el control policial, resultando heridos leves.

Según los datos facilitados por la Subdelegación del Gobierno, el relato de los hechos comenzó a primera hora de la mañana cuando la Central Operativa de Servicios (COS) de la comandancia de la Guardia Civil recibió una llamada para denunciar que un vehículo en el que viajaban cinco personas se marchó de una estación de servicio próxima a la A-1 en Cerezo de Abajo sin pagar el repostaje realizado en el vehículo.

La llamada puso en alerta a los agentes de los puestos de Prádena y Ayllón, así como del SEPRONA y de la Agrupación de Tráfico, que en un primer momento localizaron el vehículo en la A-1 sentido Madrid, y minutos después una nueva llamada al COS informó del robo de diversa maquinaria y herramientas de carpintería en el interior de dos vehículos en las localidades de Prádena y Trescasas.

Así, la Comandancia decidió iniciar un plan de cerramiento de la zona para localizar e identificar a los presuntos autores, que dio como resultado la localización del vehículo en Torrecaballeros por parte de una patrulla del Seprona. Al advertir la presencia policial, el conductor emprendió la huida a gran velocidad por la N-110 hasta el cruce de La Salceda, donde desobedecieron las señales de detención que realizó la patrulla del puesto de Prádena, y pocos kilómetros después tuvo lugar el accidente, que derivó en la detención de todos los ocupantes del vehículo, en el que se encontraron los efectos sustraídos.

Los presuntos delincuentes recibieron asistencia sanitaria en el lugar de los hechos, y uno de ellos fue trasladado al Hospital General, donde permanece aún en observación, mientras que el resto fueron dados de alta en el lugar de los hechos.

Los detenidos pasaron a disposición de los juzgados de instrucción de Sepúlveda y Segovia, donde se les investiga por delitos de robo con fuerza, hurto y estafa, aunque posteriormente quedaron con libertad con cargos. En el caso del conductor del vehículo, se le imputa también un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria.