12-2-acueducto-escalador
Foto difundida por el propio autor en su cuenta de Instagram./ EL ADELANTADO
Publicidad

El diccionario define la palabra ‘humorada’ como “dicho o hecho de carácter festivo, caprichoso o extravagante”, y así debió interpretar la persona que decidió subir al Acueducto el hecho de emplear uno de sus arcos como lugar de escalada y posteriormente inmortalizar su logro en redes sociales.

Obviamente, la fotografía no ha pasado desapercibida y la concejala de Patrimonio y Turismo del Ayuntamiento de Segovia Claudia de Santos hizo pública la ominosa imagen en su muro de Facebook con la frase: “Mirad éste. Y nos lo pone fácil subiéndolo a Instagram. A ver qué opina @policianacional”, a la que añadió el hashtag #ProtegeElPatrimonio.

Más allá de la publicación de la fotografía -que ha suscitado numerosos comentarios de repulsa ante esta acción- la concejalía ha presentado denuncia ante la Policía por si este hecho puede ser constitutivo de un delito contra el Patrimonio, circunstancia que está advertida en el cartel que se colocó hace algunos meses en la plaza de Día Sanz en el que se señala la prohibición expresa de subir al monumento romano.

Si bien es cierto que no es la primera vez que ocurre un hecho similar, no es menos cierto que el Ayuntamiento está dispuesto a atajar de forma contundente este problema a través de una ordenanza municipal de protección del acueducto y su entorno.

El borrador de la que será Ordenanza de Protección del Acueducto ya está redactaado y está pendiente una “puesta en común” con el resto del equipo de Gobierno del Ayuntamiento antes de facilitárselo al resto de grupos políticos para su consenso, según explicó la pasada semana a este periódico la concejala, que precisó que el texto incluirá de forma específica las sanciones a quienes se suban al monumento.