El director general se reunió con responsables de los ayuntamientos afectados. / kamarero
El director general se reunió con responsables de los ayuntamientos afectados. / kamarero
Publicidad

El cambio de empresa adjudicataria del servicio de transporte público por carretera entre Segovia y Madrid, que a partir del 8 de agosto asumirá Avanza, obliga a introducir variaciones en algunas líneas del transporte metropolitano de Segovia, en cuanto a compañías titulares de los servicios se refiere. Así, el director general de Transportes de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, Ignacio Burgos, mantuvo ayer una reunión informativa en la Delegación Territorial de la Junta con responsables de los ayuntamientos de Palazuelos de Eresma, Real Sitio de San Ildefonso, La Losa, Navas de Riofrío, Ortigosa del Monte, Otero de Herreros y Segovia, para abordar las novedades.
Una de las líneas afectadas es la M-8, entre Segovia y Valsaín, cuya concesionaria actual es La Sepulvedana, que hasta el 8 de agosto seguirá realizando también el transporte entre Segovia y Madrid. El director general de Transportes recordó ayer ante los medios de comunicación que esa línea “se segregó en su momento del conjunto del Ministerio de Fomento, con la intención de crear con la misma una futura concesión de transporte metropolitano de Segovia, que entrará en licitación en 2019, con la licitación de las nuevas concesiones de la Junta en todo el territorio de Castilla y León”. Hasta ahora La Sepulvedana ha gestionado ese recorrido de forma provisional, conjuntamente con el de Segovia y Madrid, pero ahora la Junta se ve obligada a plantear una “adscripción provisional, que no concesión”, de esa línea, y que se integrará en las futuras concesiones del tráfico metropolitano.
Ignacio Burgos explicó que desde la Junta “hemos valorado jurídicamente todas las posibilidades, y la prestación de La Sepulvedana ha sido satisfactoria en todo momento, tanto en el servicio Segovia-Madrid, como en el de La Granja; sin embargo, jurídicamente no vemos la posibilidad de que La Sepulvedana, al no ser concesionaria de la Junta, pueda continuar con este servicio”.
Se han estudiado los criterios establecidos en la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre, “y no solo no hemos encontrado otra solución más que la adscripción a un concesionario de la Junta, y dentro de ellos, de Segovia, y que tenga más servicios coincidentes con los que se prestan en la línea Segovia-La Granja”, insistió el director general de Transportes. Éste último anunció que se ha iniciado una orden con una propuesta para la adscripción provisional del servicio y una de las partes es La Sepulvedana, “por lo que podrá presentar todos los argumentos jurídicos que considere oportunos. Si esos argumentos tienen peso jurídico para cambiar la consideración que hemos hecho, pues se hará”.
En opinión de Burgos, el que no tiene que notar esos cambios es el usuario. “Queremos transmitir tranquilidad e informar de que vamos a hacer una adscripción provisional, a la que todos los operadores que se crean con derecho jurídico a optar a esos tráficos, lo comunicarán, se verán sus argumentos y nosotros decidiremos conforme a a la ley”.
La otra línea afectada es la M-9, entre Otero de Herreros y Segovia, incluida en el recorrido Madrid-Segovia y que gestiona La Sepulvedana. “Esa línea está incluida en el pliego de contratación de los tráficos del Ministerio de Fomento, y por tanto pasará a ser prestada por el nuevo adjudicatario del contrato, que es Avanza”, apuntó Ignacio Burgos.

En cuanto a la reducción del precio de los abonos para los usuarios de la línea Segovia-Madrid, que financia la Junta, el director general de Transportes aseguró que “nosotros haremos el esfuerzo de bajar en la proporción que el convenio sustente, pero que los usuarios estén tranquilos, porque se prevé una bajada a 80 euros del abono normal y a 30 euros del abono joven”. Son las cifras que se manejan hasta que se reúnan con Avanza y se concrete.