La francesa Alix Heugas y el español Andrei Mataix junto a su Ford Fiesta de 1989. / Roberto Arribas.
La francesa Alix Heugas y el español Andrei Mataix junto a su Ford Fiesta de 1989. / Roberto Arribas.
Publicidad

Seis estudiantes de IE University, procedentes de España, Francia, Estados Unidos y Alemania, afrontarán en tan solo unos días un desafío fabuloso: participarán, divididos en tres equipos, en la octava edición de Uniraid, un rally dirigido a universitarios emprendedores de toda España que se desarrollará en el norte de África del 23 de febrero al 3 de marzo. La competición consiste en cruzar Marruecos de norte a sur en un coche de más de dos décadas de antigüedad y repartir cuarenta kilogramos de material escolar, juguetes y ropa, a las poblaciones indígenas del desierto.

Ante todo, Uniraid es una auténtica experiencia y una verdadera aventura solidaria. Durante nueve días y en siete duras etapas, los alumnos de IE University recorrerán el país magrebí por carreteras de montañas, pistas, arenas y dunas, siguiendo las antiguas rutas del París-Dakar. Para ello, contarán únicamente con un libro de ruta (roadbook), un mapa y una brújula (sin GPS ni dispositivos electrónicos).

El rally se desarrolla fundamentalmente por el interior de Marruecos, en el desierto de Erg Chebbi, con unas dunas que pueden llegar a una altura máxima de ciento cincuenta metros. Entre las novedades de esta edición figuran una etapa nocturna y otra en la cordillera del Atlas: además de las dunas y los ríos de arena, tendrán que enfrentarse a la nieve a más de dos mil metros de altitud. Se trata, por tanto, de un recorrido lleno de dificultades imprevistas y obstáculos naturales donde, además, tendrán que superar una serie de pruebas de habilidad impuestas por los organizadores.

UN GRAN RETO El alicantino Andrei Mataix y la francesa Alix Heugas forman el equipo “Saharan Huskies”. “Cuando conocimos lo que era este rally nos inscribimos, digamos, ciegamente; la razón es que nos motivan los retos, y cuanto más difíciles sean, más ganas tenemos de superarlos”, indica Andrei. Por su parte, Alix añade que el desafío no solo es conducir por el desierto, sino también enfrentamos a todo lo que supone la preparación de la carrera, como buscar patrocinadores, conseguir el material solidario o preparar el coche. “Llevamos a la práctica todo aquello que aprendemos en las aulas de la universidad”, afirman.

Reconocen que fue un “infierno” localizar un coche de más de veinte años que estuviera en buenas condiciones y que costara menos de mil euros. A través de una página de anuncios, Andrei y Alix se hicieron con un Ford Fiesta 1.4 CLX de gasolina de 1989 por unos seiscientos euros, toda una ganga, y además tenía la ITV en vigor. Alumnos del IES San Blas de Madrid les han ayudado a poner a punto su antiguo coche para el rally: han cambiado las bujías, los cables, la batería, el delco y el radiador. Han añadido unos faros led y un cubre cárter para proteger el motor de posibles impactos durante su periplo por el desierto. Entre los patrocinadores, Andrei y Alix cuentan con IE University, Flanda Collective, Cárnicas Tabladillo, La Guagua, Cuétara, La Luna y el gimnasio Mario Muniesa. En su remozado coche, pintado un fucsia muy llamativo, los dos estudiantes tienen previsto llevar carpetas, cuadernos, bolsas y ropa para los más necesitados del desierto marroquí.

Sofía Curtis, con la doble nacionalidad española y estadounidense, y el segoviano Luis J. Martínez también participarán en Uniraid. “Querer ayudar a los demás fue una de las razones principales de apuntarnos a este rally universitario”, indican. “La solidaridad y el compañerismo son dos valores con los que nos identificamos plenamente; y nos cautivó la idea de emprender una aventura solidaria; además, nos atrae mucho la experiencia de vivir diez días en el desierto, algo muy diferente a lo que hacemos habitualmente”, subrayan.

El vehículo elegido es un Ford Fiesta Ghia 1.4 de 1989, es decir, un coche que ya circulaba mucho antes de que ellos nacieran. Pero dar con el coche idóneo no fue fácil; al final lo compraron a un mecánico de Segovia que conocieron gracias a un familiar. “El Ford está en perfectas condiciones, lo único que tuvimos que hacer fue pasar la ITV y contratar un seguro”, subrayan. No obstante, tuvieron que hacer algunas modificaciones al vehículo. Contaron también con el trabajo de un grupo de estudiantes y profesores el IES San Blas de Madrid, que instalaron un cubre cárter, baca y luces al coche.

La lista de sponsors que apoyan al equipo de Sofía y Luis es extensa. Entre otros, figuran IE University, el IES San Blas, Ford, Coca-Cola, la consultora de Comunicación Roman y Asociados, el bufete Adarve, las start-up Talent Swarm y One Night, las tiendas 921 Sneakers y Liqui Sport, Torresound Soluciones Audiovisuales, la peluquería Ejarque, y los restaurantes segovianos El Rancho de la Aldegüela, La Portada del Mediodía y Juan Bravo/Fonda Ilustrada.

Ellos se sienten muy orgullosos de llevar “un montón de material solidario a las aldeas desfavorecidas de Marruecos, entre treinta kilos de ropa y otros veinte kilos de material escolar que nos ha donado Coca-Cola”, explican.

El español Gonzalo Álvarez y el alemán Felix Rotter también recorrerán el desierto en la edición 2019 de Uniraid. Ambos estudian Administración de Empresas en IE University. “Participamos en esta carrera solidaria porque queremos experimentar lo que es una aventura de verdad, que es parecida al Dakar, donde usaremos roadbook y brújulas para orientarnos en la carrera. También lo hacemos para ayudar a las personas más necesitadas de Marruecos y levantarles una buena sonrisa con las donaciones que llevaremos”, aseguran.

Pilotarán un Peugeot 205 Srd de 1986, un coche diésel de 1769 centímetros cúbicos, que adquirieron en un concesionario de coches de segunda mando en el Polígono de Hontoria, en Segovia. De mecánica estaba “perfecto”, si bien tuvieron que hacer algunas modificaciones como limpiar el motor, cambiar el aceite y los filtros, instalar un cubre cárter, baca o focos led, sin olvidar una buenas ruedas adaptadas a las duras condiciones del desierto.

Gonzalo y Felix se han movido muy bien en la búsqueda de patrocinadores. A día de hoy, la lista es larga: IE University, Pizzeria Trattoria Da Mario, Restaurante bar José, Segoauto FAC, Arte Estudio, Sweet Home Segovia, Dulce Hogar, Chapel School, Fundación Fernández Peña, Prieto & Serrano, Tom’s Trunks, y las start-up “Splash” y “Sublime”.

En su coche trasportarán más de cuarenta kilos de productos solidarios: unos veinte kilos de ropa y zapatos (donados por compañeros de la universidad), material escolar facilitado por Coca-Cola, así como peluches, todo tipo de juguetes o cepillos de dientes.

Andrei Mataix asegura que “lo que verdaderamente importa de esta aventura es el compañerismo y el fin común de conseguir lo imposible, un pensamiento que nos enseñó el gran explorador polar Ernest Shackleton”. Por su parte, los estudiantes de IE han organizado junto a IE Campus Life la proyección de la película “Los Amantes del Círculo Polar”, mañana 13 de febrero, a las 18,00 horas, en la Sala de la Fundación de Caja Segovia (C. Carmen, 2). El dinero recaudado se destinará a los equipos de IE participantes en este rally solidario.