Un largo recorrido

Urbanos de Segovia se presentó el día de San Pedro de 2004 y en estos 12 años el servicio ha sido ‘mejorado’ en varias ocasiones

8

Urbanos de Segovia, la UTE formada por La Sepulvedana (Grupo Avanza) y Urbanos de Zaragoza, comenzó su andadura en junio de 2004, coincidiendo con la fiesta del patrón, San Pedro. Se trató, y se trata, de una concesión pública por el sistema de gestión interesada; es decir, con participación del Ayuntamiento de Segovia.

Comenzaba así un largo trayecto o recorrido que pronto cumplirá doce años —la concesión fue para seis prorrogables por otros seis—. De una flota de 16 vehículos —14 midibuses y dos microbuses— se ha pasado en la actualidad a casi el doble y también la plantilla ha experimentado un incremento, como el precio, en relación con los primeros años.

Este servicio fue muy bien recibido por los usuarios que, sobre todo en los primeros años de implantación no dejaron de crecer y lo calificaron de notable, aunque también se han ido poniendo de manifiesto nuevas necesidades y deficiencias que paulatinamente, al menos en algunos casos, han sido resueltas, como la incorporación de nuevas líneas o la mejora de las existentes.

Sin embargo, en parte por la crisis económica, el número de viajeros ha experimentado en algunos de los ejercicios pasados caídas sensibles. Así, en 2012 la empresa Urbanos de Segovia registró 3,4 millones de viajes, un 5,68% menos que en 2011 (- 198.323). La evolución, respecto a la situación anterior al segundo semestre de 2004, sigue siendo positiva. Así, del 30 de junio de ese año al 29 de junio de 2005, los urbanos transportaron 2,5 millones de viajeros, aproximadamente un 40% más que en el mismo semestre de 2003. En todo 2005 la cifra fue de 2.876.406 y aumentó en unos 375.000 al año siguiente, superando los 3.2 millones ese 2006. En 2007 sufrió una ligera disminución, unos 13.000 menos. Repuntó al alza en 2008, con 3.4 millones (7,38%) para situarse en 3,58 millones en 2009, cifra récord hasta ahora. Así se ha mantenido más o menos estable desde 2012, un año en el que empezaron a ser muy evidentes los problemas con unos autobuses anticuados. Ese verano el número de averías fue tan elevado que obligó al Ayuntamiento a tomar medidas y, desde entonces, la flota se ha renovado parcialmente. El objetivo, según señalaron los dirigentes socialistas al final del anterior mandato municipal, es alcanzar un índice de reposición de vehículos en torno al 50% antes de que finalice el periodo de la concesión del servicio, de manera que la empresa que se haga cargo del mismo en la segunda mitad del año tenga que asumir las incorporaciones realizadas y renovar el resto.

Además de las averías, tanto asociaciones vecinales como los grupos del PP y UPyD han reclamado mejoras en los últimos meses. Con los años el servicio se ha resentido y los usuarios señalan retrasos (aunque en porcentajes no muy elevados), errores de información en varios postes de paradas, limpieza insuficiente de los vehículos, mal estado de las marquesinas de espera o mal funcionamiento de los paneles electrónicos informativos donde los hay.