Un incendio por una avería mecánica manda al desguace a a un autobús urbano

Un cortocircuito podría ser el origen del fuego que devoró el autocar de la línea 6

44

La empresa Urbanos de Segovia investiga las causas que provocaron, en la tarde del pasado sábado, que el autobús que prestaba la línea 6 (El Salón-La Fuentecilla) quedase reducido prácticamente a chatarra, tras ser devorado por un incendio, originado, según las primeras investigaciones, por un cortocircuito.

Sobre las ocho de la tarde, el conductor del autobús detectó la presencia de humo, al parecer procedente del motor, situado en la parte trasera. Aunque los indicadores no alertaban de ningún tipo de sobrecalentamiento o aumento de temperatura, el conductor optó por telefonear a la empresa, que le indicó a que, a la mayor rapidez, acudiera a las cocheras de la empresa, situada en el polígono de Hontoria. Los viajeros se apearon en la parada del Hospital General y el autobús se dirigió al polígono. Al llegar a las instalaciones de “Urbanos de Segovia”, el conductor y los responsables de la empresa optaron por no introducirlo en las cocheras y lo dejaron estacionado en la campa exterior. “Fue una decisión acertada, porque hoy estaríamos hablando de una catástrofe mayor”, aseguraba ayer la concejala de Tráfico, Transportes y Policía Local, María José de Andrés. Estacionado, el autobús, súbitamente, comenzó a arder y, en pocos minutos, fue pasto de las llamas, pese a que el personal de la empresa intentó sofocar el incendio con varios extintores. Fueron los bomberos que, según explicó De Andrés, llegaron al polígono a los cinco minutos de ser avisados, los que pudieron apagar el fuego que, no obstante, provocó “daños enormes” en el autobús, que quedó “siniestro total”.De Andrés llegó a las cocheras instantes después de que el fuego fuese sofocado.

El autobús fue ayer domingo retirado de la campa de las cocheras y trasladado a un lugar desconocido para que la Policía Local, bomberos y los peritos de la compañía de seguros de la empresa puedan investigar las causas que provocaron “el accidente”, en palabras de la concejala. “La primera impresión que tienen los mecánicos es que fue un cortocircuito, aunque la investigación determinará las causas”, añadió la concejala, que subrayó que este autobús, de la marca Man, “funcionaba con total normalidad, había pasado todas las revisiones”.

La concejala desligó este episodio de las averías mecánicas que, según ha denunciado en reiteradas ocasiones el PP, afectan con frecuencia a los autobuses urbanos. “Los accidentes ocurren y los peritos determinarán las causas con total transparencia”, apuntó De Andrés, que añadió que, según los primeros indicios, “parece que no ha sido una causa previsible”.

La responsable del área de Transportes indicó que los daños, que suponen la pérdida del autobús, serán asumidos por la compañía aseguradora o, en su caso, por la empresa. Para el Ayuntamiento, según dijo, lo “prioritario” es que el servicio de transporte público funcione con normalidad y, en este sentido, reclamará a “Urbanos de Segovia” que incorpore un vehículo para que siempre exista, como hasta ahora, un autobús de retén en las cocheras.

Como se recordará, el Ayuntamiento y la empresa, del Grupo Avanza, iniciaron hace meses conversaciones para que la empresa renueve parte de la flota de los autobuses, con el fin de garantizar que el servicio no sufra una merma de calidad en los dos años que restan de contrato. La voluntad del Gobierno Arahuetes pasa por renovar, antes de que expire el actual contrato, en 2016, aquellos autobuses que acumulan mayor kilometraje y, en consecuencia, mayor riesgo de averías. Un informe elaborado por “Urbanos de Segovia” puso en evidencia que los autobuses que comenzaron a rodar en 2004, aún operativos, presentan diversas anomalías que, de no solucionarse, pueden provocar averías. El Gobierno municipal quiere que se incorporen entre 7 y 14 nuevos autobuses, para sustituir los vehículos que acumulan casi 9 años de antigüedad (8,69), todos ellos de la marca MAN. En consecuencia, las negociaciones estarían en decidir el número exacto de los autobuses que serán renovados, teniendo en cuenta que cada vehículo supone un coste de 180.000 euros y el plazo de entrega se estima en unos seis meses.