Un fresco de época romana, elegido ‘pieza desconocida’ de Museo de Segovia

El fragmento, perteneciente a un gran conjunto pictórico, procede de la villa de Los Cinco Caños, en Coca, y muestra un rostro femenino.

La actividad ‘pieza desconocida’es una propuesta que realiza el Museo de Segovia con carácter bimensual con la que pretende promover el conocimiento de aquellos fondos singulares y desconocidos, que no suelen estar incluidos en la exposición permanente del Museo. Con la iniciativa también se busca atraer a un público que, aunque ya haya visitado el Museo de Segovia en anteriores ocasiones, pueda estar interesado en estos elementos por su temática, procedencia o significado.

La pieza elegida para los dos últimos meses del año es un fragmento de pintura romana al fresco que procede del yacimiento de Los Cinco Caños, situado en Coca. La pieza muestra el rostro de una mujer y forma parte de un gran conjunto pictórico cuyos restos se encuentran distribuidos entre los conservados en el propio edificio residencial romano que constituye el yacimiento y los depositados en el Museo.

El grupo de pinturas que se conserva en su posición original alcanza en ocasiones una altura cercana a los dos metros y muestra repeticiones de motivos en los espacios centrales del lienzo, habitualmente sobre una pequeña franja de decoración lineal, con rombos, pieles de toro e imitaciones de arquitecturas.

Entre los fragmentos recogidos en las intervenciones arqueológicas y custodiados en el Museo, destaca el rostro femenino seleccionado en esta ocasión, además de una crátera de cuya boca salen guirnaldas de flores y un fauno con ramajes verdes sobre la cabeza.

El fragmento del rostro de mujer tiene 50 centímetros de alto y 27,5 centímetros de ancho, muestra cabello rizado, cejas a modo de cremallera, y grandes ojos almendrados y de mirada viva que contrastan con la nariz, sutilmente trazada. No se ha conservado la mayor parte de la boca, que parece resuelta con apenas una línea. Esta mujer, quizá una caucense, lucía, a modo de complemento, un collar. La pintura está realizada con tierras y compuestos de hierro sobre mortero de cal y arena.

En los primeros años de la década de 1990, varias campañas arqueológicas sacaron a la luz los restos de lo que fue la más lujosa de las edificaciones privadas alto imperiales descubiertas hasta el momento en la villa de Coca. Esta residencia se ubica al norte de la horquilla que forman los ríos Eresma y Voltoya, zona en la que se situaría la ciudad, de época prerromana y romana, de Cauca.

FuenteEl Adelantado 
Compartir