Un cementerio de lápidas blancas, en el ágora universitaria

El campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid recibe la exposición itinerante ‘La violencia de género no es un cuento’

1

lápidas blancas que llevan los nombres de mujeres, hombres y niños, víctimas del machismo. De esta forma, la comunidad universitaria llora, reflexiona, denuncia y actúa.

La instalación que sorprende a todo aquel que estos días entre en el campus público de Segovia lleva el título ‘La violencia de género no es un cuento’ y ha sido ideada por Dunia Etura, miembro de la Cátedra de Género y del Proyecto de Innovación Docente Enseñanza en Igualdad e Inclusión de Género de la Universidad de Valladolid. Con esta exposición itinerante se busca impactar y crear una conciencia crítica entre la comunidad universitaria para abrir un debate desde el conocimiento y la sensibilización, que permita establecer un discurso social serio y riguroso ante uno de los problemas más acuciantes en la actualidad.

La muestra se compone de una serie de paneles informativos que pretenden arrojar luz sobre la violencia machista, representada por un cementerio que refleja las peores consecuencias de una agresión que daña a toda la sociedad. En la exposición se recuerda que la violencia de género no solo afecta a las mujeres maltratadas, también sus hijos, padres, hermanos, amigos o nuevas parejas son víctimas colaterales.