La mesa presidencial del Centro Segoviano, con el premiado, Francisco Vázquez, en el centro.
Publicidad

E presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, recogió ayer el Premio Fidelidad a la Tierra, otorgado por el Centro Segoviano de Madrid. El galardón le fue concedido por unanimidad por un jurado presidido por el presidente del Centro Segoviano, Antonio Horcajo. La entrega se suele hacer coincidir con el aniversario del fallecimiento del insigne abogado segoviano Manuel González Herrero.

El trabajo del presidente en pro del mantenimiento de la identidad segoviana, a través del Instituto de Cultura Tradicional conservando la pervivencia de su herencia segovianista, ha constituido el principal argumento en el que el jurado ha fundamentado su decisión. Fue el presidente del Centro Segoviano de Madrid, quien recordó la importancia de Segovia, el papel de Don Manuel González Herrero y los motivos para la concesión de este galardón.
Horcajo habló de la valía del premiado y de las razones que han justificado, a través de la creación del Instituto de la Cultura Tradicional Manuel González Herrero, la concesión del Premio a Francisco Vázquez. Después, la secretaria del Centro, Margarita Puente, leyó el acta de concesión antes de que Joaquín Gonzalez Herrero, hablara en representación de la familia, que tuvo más representantes.

Joaquín González definió a Francisco Vázquez como “un político que ha entregado su vida a Segovia”, y calificó l Instituto de la Cultura como “un cauce de expresión de la identidad segoviana, y un ejemplo de organización y eficiencia”. A su juicio, ninguna otra provincia tiene un organismo similar que “haga tanto con menos” por las raíces de su tierra.
Tras las palabras de Joaquín González, Antonio Horcajo entregó al presidente de la Diputación el diploma acreditativo de la distinción.

Francisco Vázquez cerró el acto con un emotivo discurso de agradecimiento en el que se mostró encantado con recibir un premio “a la fidelidad, porque soy segoviano, mis padres son segovianos y mis hijos son segovianos”. Además leyó un verso de Joaquin González herrero dedicado a la Diputación, y recordó que en el salón de comisiones del Palacio Provincial junto al mapa de la provincia y loa cinco escudos de los partidos judiciales, figura el mapa de Segovia anterior a 1833 como homenaje a Manuel González Herero.

Ensalzó los valores de la tierra y recordó el origen del Instituto, creado por empeño personal como forma de reconocimiento a los vínculos que mantiene con Segovia y toda su provincia: “Siempre he creído que la generosidad con la que la tierra segoviana y sus pueblos han respondido ante la labor que he llevado a cabo desde la Diputación, intentando responder a las inquietudes de los segovianos y segovianas, merecía contar con una figura que honrara las raíces y esencias de su idiosincrasia. Por ello dediqué esfuerzos a crear una entidad que recogiera esta filosofía, que no hiciera caer en el olvido a una de las señas de identidad de un pueblo, como es su cultura”.

El Instituto de la Cultura Tradicional ‘Manuel González Herrero’ se ha convertido en auténtico revulsivo y un motor para todo lo que tiene que ver con la cultura tradicional segoviana y sus orígenes: “El Instituto ha sido sin duda una de mis apuestas más firmes como presidente de la Diputación. Nadie debe olvidar sus raíces, sino que se debe trabajar por ellas y por ponerlas al servicio de las nuevas generaciones”, apuntó el presidente, quien recordó la infinidad de proyectos, exposiciones e iniciativas, que desde su aparición ha impulsado el Instituto, entre ellas sus prestigiosas becas y de divulgación e investigación o la instauración de la Manifestación Tradicional de Interés Cultural Provincial. Además agregó que el premio le emocionaba sobremanera “porque me hace unirme con otro segoviano de pro, hijo predilecto de la provincia, y ejemplo también de la fidelidad a la tierra como es don Manuel González Herrero del que aprendimos a reivindicar nuestro segovianismo”.

Vázquez confesó que el galardón es el mejor broche que podía tener para despedirse de su labor al frente de la Diputación Provincial, a la que se refirió como un periodo muy intenso que le ha permitido conocer muy de cerca el territorio del que se encuentra enamorado.