Los responsables de las insitituciones dieron a conocer ayer los detalles de este servicio./KAMARERO
Publicidad

La trama asistencial hacia las víctimas de violencia de género en la provincia requiere que los recursos a disposición de las mujeres que son agredidas lleguen lo antes posible no sólo para paliar los efectos nocivos de esta brutal conducta, sino para intentar que el daño físico y psicológico sea el menor posible.

Bajo esta premisa, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de la Junta de Castilla y León, en colaboración con la Delegación del Gobierno  y el Colegio de Psicólogos de la comunidad han puesto en marcha el ‘Servicio de atención psicológica urgente a víctimas de violencia de género en sede policial y judicial’, que comienza su andadura de forma pionera en Castilla y León y que permitirá a las mujeres contar con la asistencia de un profesional de la psicología en un plazo máximo de 30 minutos desde el momento en el que presenten la denuncia o soliciten apoyo de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado

En el salón de actos de la Comisaría de Policía, la subdelegada del Gobierno Lirio Martín y el delegado territorial de la Junta Javier López-Escobar dieron a conocer los detalles de este servicio acompañados por el comisario jefe del Cuerpo Nacional de Policía Manuel de la Fuente y el comandante de la Guardia Civil José Ángel Giró Santiago.

El servicio ha sido incorporado por la Junta de Castilla y León al Catálogo de Servicios Sociales de la Comunidad, y está financiado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades con cerca de medio millón de euros. Como ha explicado el delegado territorial, este nuevo recurso es una medida más para avanzar en el trabajo que la Junta desarrolla a través del modelo ‘Objetivo Violencia Cero’ que persigue la máxima eficacia en la “atención y asistencia inmediata, coordinada y personalizada a las víctimas”.

Con la colaboración de la Delegación del Gobierno, el Servicio, al que pueden acceder tanto mujeres víctimas de violencia de género como los menores dependientes de ellas, funciona todos los días las 24 horas y se presta en sedes policiales y judiciales cuando una mujer acude a pedir ayuda o a denunciar.

Los profesionales de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad de la Comunidad informarán a la víctima de la existencia de este recurso y lo solicitarán si esta da su conformidad; porque, como ha señalado el delegado territorial, Javier López-Escobar, “no cabe duda de que para el buen funcionamiento del servicio y para hacerlo efectivo, es fundamental el papel de la Delegación del Gobierno, de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de los juzgados”.

Si se tiene la conformidad de la víctima, los profesionales de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad disponen de un teléfono con el que avisar al Colegio de Psicólogos, que pondrá en marcha a uno de los psicólogos de estos equipos especializados para que esté presente en un máximo de 30 minutos junto a la víctima que necesite la ayuda en la comisaría o puesto de la Guardia Civil al que haya acudido.

En la provincia de Segovia, el recurso cuenta con siete psicólogos a los que se puede movilizar en caso de ser necesario.

Durante los últimos meses, este servicio se ha desarrollado de manera experimental, y ha atendido de forma urgente a 14 víctimas de violencia de género en la Comunidad -4 de ellas en Segovia-, fundamentalmente en el ámbito rural. Ahora, tras la autorización de la Secretaría de Estado de Seguridad, la Junta lo ha puesto en marcha de forma definitiva y pionera en España, y también lo ha ofrecido a las policías locales a través de la Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León, con quien, el pasado mes de noviembre, la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades firmó un convenio para darlo a conocer a los 93 ayuntamientos de la Comunidad que disponen de Policía Local. En la provincia de Segovia, se ha difundido la disponibilidad del nuevo recurso entre los ayuntamientos de la capital, Cuéllar, El Espinar y Cantalejo.

Por su parte, la subdelegada señaló que el fin último de este recurso es que “cuando una mujer acuda a una comisaría o a un puesto de la Guardia Civil a interponer una denuncia cuente con asistencia inmediata, porque de lo que se trata es de que la víctima se sienta protegida, de atender a las personas que se encuentran en un momento de extrema vulnerabilidad”.

Este servicio no es el único de los que ha puesto en marcha la Junta de Castilla y León, también ha puesto a disposición de la víctimas de violencia de género el servicio de asistencia letrada a mujeres y niñas víctimas de agresiones sexuales, a través del cual se ha asistido desde 2017 a 83 mujeres; el servicio de atención psicológica, que desde junio ha atendido a tres menores víctimas de agresiones sexuales, o el servicio de atención y protección a las víctimas de trata, para el cual la Junta ha habilitado un recurso habitacional y se ha impulsado una red de atención psicosocial.

La Junta de Castilla y León creó en 2015 el modelo integral de atención a víctimas de violencia de género ‘Objetivo Violencia Cero’ para impulsar una atención y asistencia inmediata y personalizada a las víctimas a través de los coordinadores de caso y mediante un trabajo coordinado de todos los profesionales implicados en los diferentes ámbitos. Se creó un sistema único de información compartida para facilitar el trabajo y las decisiones a los profesionales y a través del que ya tienen a su disposición cerca de 2.000 informes sociales de víctimas.

Toda esta coordinación ha sido posible gracias al impulso por parte de la Junta de más de 22 convenios y protocolos de colaboración y actuación con diferentes entidades e instituciones.