Publicidad

Aunque lógicamente lastrada por el paso del tiempo, la voz grave de Luis del Olmo que durante décadas acompañó a los españoles en la radio en su mítico ‘Protagonistas’ recogió ayer el sentir de las miles de personas que ayer participaron en el ‘día grande’ de la fiesta de Santa Águeda en Zamarramala para reivindicar la tradición y la reivindicación del valor de la condición femenina que hace ocho siglos abandera esta casi ancestral festividad.

Del Olmo recibió ayer con indisimulada emoción su nombramiento de ‘Matahombres de oro’ otorgado por el Concejo de Aguederas de Zamarramala de manos de las alcaldesas Elisabet y Débora Velasco Otero en una abarrotada Plaza de las Alcaldesas, e instantes después de recibirlo lo entregó a su esposa, a la que en su discurso de agradecimiento dirigido a las señoras “y algún que otro señor” que llenaron la plaza definió como “por lo único que lucho y vivo”.

El locutor y periodista glosó en su intervención la figura de la mujer vinculada a su dilatada carrera profesional, valorando “lo mucho que ha luchado para conseguir la igualdad”. Así, aseguró que hoy las mujeres “mandan más, gobiernan más, pero queda mucha tarea que hacer”.

De igual modo, lamentó la vigencia de la violencia de género, algo que en su opinión “nos obliga a los hombres a expresar un acto público de arrepentimiento, porque desde tiempos inmemoriales lo masculino ha doblegado a lo femenino”.

“La prepotencia varonil ha cerrado las puertas a muchas mujeres que pudieron brillar en campos como la política, el arte, la literatura o las ciencias –explicó- porque existen ideologías, credos y religiones que marginan a la mujer y la convierten en una sirviente fiel y sumisa del hombre”.

También destacó el aporte a su carrera de las mujeres que han trabajado junto a él en la radio, y precisó que en este tiempo “he podido descubrir que el hombre no es superior a la mujer, ni las mujeres son superiores a los hombres, pero ellas son mejores porque poseen una calidad humana más elevada y brillan por su fortaleza y su tenacidad”. “Nosotros tendremos más poder, pero ellas tienen más fe, y la fe mueve montañas”, indicó.

Tras agradecer el premio, Del Olmo expresó ante las zamarriegas su compromiso de “estar vigilante cuando aparezca un rebrote del necio y despótico orgullo viril, y ahí estará mi matahombres para arrancarlo de cuajo”.

Por su parte, el pregón oficial de la fiesta, pronunciado por la exatleta y empresaria Carolina García, fue todo un mensaje de positividad femenina en la que desde su propia experiencia  quiso trasladar a las zamarriegas y a todas las mujeres una serie de pautas de comportamiento para a través de la mejora de la autoestima personal poder afrontar cualquier reto en términos de igualdad.

García dirigió su pregón a las ‘superwoman’ de todo el mundo, a las que agradeció su trabajo “siempre por y para los demás”. “Eres valiente, entregada, positiva, tienes amor, y con lo que tu eres , eres ejemplo y lo transmites”, aseguró la cuatro veces campeona del mundo, que quiso dejar una pequeña relación de recomendaciones para afrontar “el principio del resto de vuestras vidas” con la mejor energía posible. El respeto, la autoestima, una sonrisa o una palabra amable fueron las píldoras con las que Carolina García quiso cargar sus recomendaciones, muy aplaudidas por el público asistente.

En cuanto a la tradición, la fiesta cumplió todo el protocolo que desde hace años le viene dando colorido y sabor. El juego de banderas  ante la imagen de Santa Águeda en la procesión donde las aguederas cargan en andas a su patrona y bailan ante ella dio paso después a la Misa en la parroquia zamarriega, tras la cual se sucedieron las entregas de las distinciones en el estrado de la Plaza de las Alcaldesas.

Así,  el presidente de la Asociación Segoviana de Esclerosis Múltiple (ASGEM) Mariano Fraile recibió en nombre del colectivo el nombramiento de ‘Ome bueno e leal’ por la labor que desarrolla  en la atención a las personas que padecen esta enfermedad.

De igual modo, fueron distinguidas como Aguederas Honorarias la directora creativa de Ambientair Aromas Beatriz López, la arqueóloga Isabel Marqués, la catequista de la parroquia de Zamarramala Sonia Sanz y la secretaria del Patronato del Alcázar Blanca Collar de Cáceres.

Tampoco faltó la alegría festiva en forma de la tradicional ‘tajada’ de chorizo y pan que se sirvió en los bares y restaurantes, de la que se sirvieron millares.