Los servicios controlaron el fuego a las 21,15 horas./NEREA LLORENTE
Publicidad

Los vecinos de Trescasas y Sonsoto vivieron ayer una tarde de incertidumbre y angustia motivada por el incendio que desde primera hora de la tarde amenazó con llegar a varias zonas pobladas del término municipal, y que a la hora del cierre de esta edición permanece controlado pero no extinguido.

El suceso comenzó a las 14,25 horas en una zona de pastos junto a un camino rural, por causas que aún no han sido determinadas por la investigación, y la rápida propagación de las llamas en las zonas de pastos y de cultivo próximas hizo que apenas una hora más tarde fuera declarado de nivel de gravedad 1 dada la proximidad a las viviendas y por afectar a la carretera SGP-6121 que une Torrecaballeros con La Granja de San Ildefonso.

La extrema sequedad del suelo y el viento hicieron que el fuego se desdoblara en dos zonas, una de ellas muy próxima a una residencia de ancianos, una línea de alta tensión y a la empresa embotelladora de agua Bezoya, por lo que el centro de coordinación elevó a nivel 2 la gravedad del incendio.

Hasta la zona del siniestro se desplazó un operativo de 85 personas, así como cuatro vehículos autobomba, cinco helicópteros, y varias cuadrillas de tierra, helitransportadas y agentes medioambientales, así como cuatro dotaciones de bomberos de Segovia y personal sanitario y de Protección Civil. Asimismo se sumaron algunos vecinos de Trescasas, que colaboraron en las tareas de extinción con sus propios vehículos para crear cortafuegos.

Cinco horas después del inicio del fuego, los trabajos coordinados del operativo consiguieron controlar el incendio, por lo que durante la madrugada de hoy se mantienen las labores sobre la zona hasta la completa extinción. Asimismo, se ha bajado al nivel 1 la gravedad del siniestro “debido a que las condiciones han mejorado y ha desaparecido el riesgo grave para la población y bienes”, según aseguró la Delegación Territorial de la Junta en una nota informativa.

En cuanto a las causas, la Junta de Castilla y León ha iniciado el proceso de investigación, asi como la perimetración de la superficie arrasada por las llamas.