Gómez intenta zafarse de un rival en el partido disputado ayer en el campo de la Albuera. / NEREA LLORENTE
Publicidad

El partido se le hizo muy largo a la Gimnástica Segoviana que vio como un tren le pasaba por encima. El Getafe B, que este año jugará en Segunda B tras conseguir el ascenso la temporada pasada, fue muy superior físicamente y consiguió llevarse a sus vitrinas la V edición del Trofeo Diputación de Segovia. Los de Diego Montoya llevaron el peso del partido durante los 90 minutos y supieron aprovechar las ocasiones de peligro que tuvieron para hacer daño.

Los madrileños, ordenado sobre el césped de la Albuera, salieron del vestuario muy enchufados, dominando el balón y el juego, construyendo las jugadas desde su portero y llegando a la meta de David con mucho peligro. Y como no podía ser de otra manera las primera ocasiones fueron para el equipo madrileño. La primera la tuvo Ángel que entrando desde el costado derecho encontró una autopista que sólo supo cerrar Rui, muy contundente, casi en línea de gol. La segunda fue un error en el ataque de los locales que Miranda, capitán del Getafe, apunto estuvo de transformar tras aprovechar un desajuste defensivo del equipo local.

MÁS ESPACIOS

El poderío físico de los madrileños se fue desinflando con el paso de los minutos y los segovianos se fueron entonando. A la salida de un córner botado desde la banda derecha Viti tuvo la primera para la Segoviana. Pero tan sólo dos minutos después, en el 23 de partido, el Getafe abrió el marcador. Rivero, desaparecido hasta el momento, consiguió batir a David con un disparo desde la frontal del aérea que se coló entre una maraña de jugadores poniendo el 0-1 en el marcador. Nada pudo hacer el portero azulgrana que ni si quiera vio salir el esférico de las botas del rival.

Con los madrileños volcados en ataque intentado ampliar su ventaja llegaron los mejores minutos de la Segoviana en la primera mitad. Al contraataque y siempre por las bandas tuvieron ocasiones para empatar el encuentro pero el marcador no se movió y los de Manu González se fueron al vestuario perdiendo por la mínima. Ángel y Rivero fueron un constate quebradero de cabeza para Rui que disputó sus primero minutos con la chamarra de la Gimnástica.

Tras la reanudación saltaron al verde Ivi y Álex Conde sustituyendo a Gómez, que acabo la primera mitad tocado y a Calleja. No había casi empezado el balón a rodar cuando la Gimnástica se encontró un nuevo mazazo en forma de gol. Manu perdió el esférico en el centro del campo ante la presión de Borja que tras zafarse de un contrario abrió a banda derecha para Arribas. Este pisó línea de fondo desde donde puso un balón medido atrás que remató el lateral izquierdo ante la duda de David, que no salió a tapar, y la perdida de la marca de Centeno. En el minuto 48 de partido la Segoviana perdía 0-2.

En el 75 y tras un barullo el arbitro señalo un penalti bastante dudoso a favor de los locales tras una caída dentro del área de Conde. El encargado de ejecutar la pena máxima fue Asier que con un disparo centrado y arriba consiguió batir a Darío, que cuajó un gran partido, poniendo el 1-2 en el luminoso. Tras el gol segoviano Rivero volvió ampliar la diferencia anotando el 1-3 definitivo y llevándose un doblete en su cuenta personal.

En los instantes finales la Gimnástica lo intentó sin demasiada fortuna. Los azulgranas no pudieron continuar con la buena racha de resultados y deberán esperar al próximo jueves día 15 para enmendar el tropiezo, fecha en la que se medirán al Turégano que debuta este año en la Regional de Aficionados.