La doctora Teresa Gema Martín, con el estudio recientemente publicado. / E.A.
Publicidad

La sociedad se encuentra en constante actualización informativa. Los medios ‘lanzan’ al público noticia tras noticia y no siempre, estas son tratadas correctamente. En un tema concreto, las informaciones sobre violencia de género, es vital realizar un tratamiento correcto.

Teresa Gema Martín Casado, Doctora en Comunicación y Publicidad, y docente del Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid, ha publicado el estudio ‘El tratamiento de la Violencia de Género en Medios de Castilla y León. Estudio y recomendaciones en Medios y Publicidad’ que versa concretamente sobre esta materia.

Un libro con muchos años de trabajo atrás, que comenzó a idearse en 2010 –pudo ser publicado– en su primera etapa de estudio desde el año 2007 hasta el previamente citado, y continuó en 2017 con la segunda etapa de análisis desde el año 2015 en adelante. “Analizamos cómo habían tratado los casos de violencia de género los medios de Castilla y León que habían firmado el código ético de la Junta”, explica Gema Martín.

Para Gema Martín, durante la primera etapa “aún se notaba que no había concienciación del problema, pero es algo que ha mejorado en la actualidad, con mucho más respeto hacia la víctima, aunque queda trabajo por hacer”. En su estudio, se advierte la necesidad de los medios de comunicación de tratar informaciones sobre la violencia de género, sin embargo, “solo existían noticias sobre casos con asesinatos en la primera etapa analizada”.

La autora argumenta que “se añadía información innecesaria que perjudicaba a la víctima” como afirmaciones sobre el agresor, hablando de él como “un hombre bueno, normal, que había cometido un error”. Ya en los últimos años, para Gema Martín, esta situación ha cambiado y “se cuida mucho más, a pesar del espectáculo creado en ocasiones”.

Uno de los principales conceptos que se trabajan en la investigación es el de “usurpar el espacio a la víctima”. Según argumenta la doctora Martín, “los medios de comunicación dan la vuelta a la situación, cuestionando a la víctima y situando al agresor como otra víctima más”. Por ello, advierte que se deben trabajar estas informaciones “con rigor informativo, sabiendo que la víctima es la víctima y el agresor, no. Además, se deben publicar noticias más allá de los casos con fallecidas”.

Respecto a los programas existentes en la televisión, que centran su idea en el espectáculo, Gema Martín dice “huir de ellos” ya que “no hacen ningún bien a las mujeres víctimas de violencia de género”. Incluso, tras una invitación a uno de ellos, rechazó participar “porque la víctima es situada como el centro del show”. “No soy partidaria de ello”, sentencia.

A pesar de que el estudio se centra en los medios de comunicación, Gema Martín defiende que las redes sociales constituyen un problema muy actual. “Cualquier persona en la calle, que tenga seguidores en redes, puede mostrar comportamientos sexistas, estereotipados”, comenta, señalando que “urge realizar una educación en el derecho a la intimidad, ya que se publican y comparten vídeos de todo tipo, con violaciones y agresiones”.

Por último, sobre la publicidad, resume dos ideas básicas para hacer un buen uso de la misma. La primera, sencilla de realizar, puesto que “hay que huir de los estereotipos en los anuncios”; y la segunda, más complicada de lograr, ya que “se debe empezar a educar a los hombres con campañas basadas en el respeto a las mujeres y sus derechos” y no solo las publicidades existentes sobre el miedo a la mujer, a pesar de que sí existen buenas publicidades.

Puedes acceder al estudio a través del siguiente enlace: https://familia.jcyl.es/web/jcyl/Familia/es/Plantilla100/1284807610934/_/_/_