El encuentro con Andrés Iniesta y con Jesús Calleja supuso el colofón al importante viaje del segoviano Mario Martín.
El encuentro con Andrés Iniesta y con Jesús Calleja supuso el colofón al importante viaje del segoviano Mario Martín. / E. A.
Publicidad

Ante la repercusión que Mario Martín Antón, segoviano, observó con motivo de su cameo en ‘Planeta Calleja’, programa de Cuatro presentado por Jesús Calleja, en un capítulo grabado en Japón, decidió remitir a esta redacción un escrito con los hechos según sucedieron.

“En octubre fui a la ciudad de Hikone (Japón) a un congreso de ICOFORT (Comité Científico Internacional de Fortificaciones y Patrimonio Militar), un organismo de ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios). Allí realicé, el día de San Frutos, una ponencia sobre Segovia con el título ‘Evolución histórica de las obras militares y de defensa de la ciudad de Segovia, España’, además de presentar el artículo para el libro de actas del congreso y participar en la exposición de pósters sobre ‘Castillos del Mundo’, donde además expuse una maqueta del Alcázar que compré en una tienda de souvenirs. Actualmente el póster y la maqueta se encuentran en el departamento de español de la Universidad de Estudios Extranjeros de Kobe, donde la segoviana Montserrat Sanz Yagüe es catedrática”, comenzó Martín.

“Para aprovechar el viaje, estuve dos semanas en Japón para conocer el país. Me acogió Montse en su casa de Kobe. Su marido y ella tienen una empresa, ‘Orto Group’, que promueve intercambios de japoneses en Segovia y organizan actividades aquí. Por ejemplo, el concierto de música tradicional japonesa que llenó San Quirce el pasado 27 de octubre, lo estuvimos organizando entre Kobe y Segovia esos días.

El día anterior a presentar mi ponencia, Montse estuvo haciendo una traducción a Andrés Iniesta para un vídeo promocional en el estadio de Vissel Kobe, el equipo donde juega. Allí se encontró con Jesús Calleja y su equipo, ya que coincidió que grabaron las imágenes del programa ‘Planeta Calleja’ dentro del estadio esa mañana. Yo en ese momento estaba en Osaka (a 40 km de Kobe) visitando la ciudad cuando Montse me dijo que le habían comentado que esa tarde subiría Calleja con Iniesta al Monte Maya. Tuve una corazonada, así que no lo pensé dos veces y me volví para Kobe para intentar verles en la ascensión. El Monte Maya (702 m) está al lado de la ciudad y para subir tiene carretera, sendas, funicular y teleférico, así que con la información que tenía no estaba seguro de que me acabara encontrando con ellos.

Cuando llegué de Osaka a casa, me cambié de ropa, me puse las zapatillas de montaña y la camiseta de la selección española de fútbol. Además cogí un paquete de cecina que había llevado desde España para la casa, por si me encontraba con Jesús, que suponía que le haría ilusión, ya que es de León. La casa está justo al lado del bosque, donde comienza la subida. Subí lo más rápido que pude por la ruta que suponía que iban a coger ellos hasta que finalmente les vi al fondo subiendo unas escaleras, después de 450 metros de desnivel al límite de mis fuerzas. No tenía la intención de salir en la tele, solo quería verlos y darle la cecina a Jesús pero coincidió que estaban grabando. No preparé nada de lo que iba a decir, pero lo primero que quería dejar claro es que era de Segovia. Mi sueño sería algún día participar en alguna de las aventuras de Jesús Calleja, es un ídolo para mí”, sentenció.