Los Empresarios Segovianos en el Exterior posaron con el homenajeado junto al busto que le entregaron como regalo de cumpleaños.
Publicidad

Pocas veces ha tenido Antonio Horcajo que interrumpir un discurso por embargarle la emoción. Ayer le ocurrió. Su dilatada experiencia como orador no le aportó la suficiente fuerza para seguir hablando del amor que profesa a su tierra natal.

Antonio Horcajo recibió un homenaje de la Asociación de Empresarios Segovianos en el Exterior, para agradecerle la ingente labor que ha realizado por Segovia. Coincidió con su 88 cumpleaños. El escenario fue el Centro Segoviano en Madrid, donde Antonio Horcajo es presidente desde hace 23 años. El mejor lugar para recibir como regalo numerosas muestras de cariño de sus paisanos. El local de la calle Alburquerque se quedó pequeño para acoger a los muchos que acudieron a la cita. La mayoría eran empresarios en el exterior, personajes que hoy forman una familia porque un día propusieron crearla varios amantes de su tierra: Antonio Horcajo, Fernando Tomé, Juan Yagüe, o Juan Antonio Bachiller, entre otros. A todos les une el mismo espíritu: ser embajadores de Segovia y su provincia. Así se lo recordó a Horcajo el presidente de la Asociación, Fernando Tomé, en su discurso. Recordó que siguen trabajando con un objetivo común: “contribuir a vender Segovia como destino de inversión en este territorio, que es el de nuestra niñez y por tanto nuestra verdadera patria. Estamos para ayudar y para colaborar con Segovia”. Tomé, que habló en representación de todos los empresarios, dijo que todos sienten “una profunda admiración” por Antonio Horcajo. Alabó su sabiduría, educación, inteligencia, capacidad de trabajo, ilusión y lealtad con los segovianos.

Luego tomó la palabra Onésimo Migueláñez, quien impulsó la iniciativa de homenajear a Horcajo y encargando un busto al escultor Martín Lagares. En su alocución dijo que Antonio Horcajo es y será un gran ejemplo para todos los empresarios.

A la cita no faltaron los miembros de la Asociación, ni la Directiva del Centro Segoviano en Madrid. También acudieron miembros de su familia, hijos y sobrinos. Faltó físicamente, aunque nadie la olvidó, Carmen, su esposa, por problemas de salud. “En estos 88 años sólo he querido ser buena persona”, dijo Horcajo ante la atenta mirada y la emoción contenida de sus hijos, uno de ellos llegado desde Costa Rica. También estuvieron representantes de la FES, la CEOE, y la Real Academia de Historia de San Quirce. También arropó al homenajeado el Ayuntamiento de Segovia con la presencia del concejal Angel Berbel.

Curiosamente, el cumpleaños de Antonio Horcajo coincide con el aniversario de la muerte de Manuel González Herrero, a quien el presidente del Centro Segoviano nunca olvida. Como tampoco borra de su memoria a otros segovianos con los que esta tierra sigue en deuda, como Teófilo Hernando, para quien Horcajo pidió que se bautice al Hospital de Segovia.

Igualmente merecedor de homenajes es Antonio García Tapia. Horcajo —hijo predilecto de Segovia desde 2013, y cronista oficial de Riaza— pidió para los demás en su discurso de agradecimiento. Rememoró sus orígenes y la dura sensación que le provocaba con 12 años tener que abandonar su tierra para desplazarse a Madrid en tren. Allí iba cada día al Centro para leer EL ADELANTADO y sentir más cerca el lugar de su infancia. Remarcó que el Centro Segoviano en Madrid acogía tertulias y reuniones de segovianos ilustres como Aniceto Marinas, el Marqués de Lozoya, Victoriano de la Serna, Teófilo Hernando, García Tapia o Manuel González Herrero, entre otros. Ahora quiere que ese espíritu de unión se mantenga.

PREPARANDO EL CENTENARIO

El presidente del Centro Segoviano desde hace 23 años ya está trabajando en el centenario de esta institución, que se creó en mayo de 1920. Fue un lugar de referencia para los muchos segovianos que tuvieron que emigrar por estudios o trabajo, y que hoy busca mantener el apego de personas que compartan el espíritu de amor y pertenencia común a una tierra.