Los participantes recorrieron las parroquias cofrades./KAMARERO
Publicidad

El bonito diseño de la camiseta de la séptima edición de la Marcha Cofrade no pudo lucir en todo su esplendor, ya que abrigos, jerséis y bufandas fueron la indumentaria más empleada por los cerca de medio millar de  participantes en este recorrido con el que por séptimo año consecutivo la Cofradía de La Flagelación del Señor de la parroquia de Nueva Segovia convoca a las cofradías de la capital.

Los apenas seis grados positivos que marcaba el termómetro a las diez y media de la mañana de ayer y la amenaza de alguna que otra precipitación no fueron impedimentos suficientes para la celebración de esta marcha, en la que los participantes recorren las  sedes de las cofradías, hermandades y feligresías de la capital.

La alcaldesa Clara Luquero, así como algunos integrantes del equipo de Gobierno municipal y ediles de otras formaciones políticas representadas en el Ayuntamiento también quisieron sumarse a la marcha, a la que tampoco faltó la ‘madrina’ de la séptima edición, la deportista segoviana Estela García Rodero, portera del Futsi Atlético Féminas y de la selección española de Fútbol Sala femenino. Fue ella, acompañada de su abuela y de la alcaldesa, quien cortó la cinta protocolaria del inicio de la marcha mientras sonaba la campana de la iglesia de la Resurrección del Señor,  que parecía marcar el ritmo inicial de los participantes.

Durante cerca de dos horas, los marchadores pasaron por las distintas sedes cofrades de la capital, subrayando como es costumbre su paso con un aplauso, para concluir en el azoguejo en una jornada que volvió a significar la unión cofrade y  su apertura a la sociedad segoviana. No en vano, la marcha tiene una vertiente solidaria, ya que la recaudación obtenida será donada a beneficio de la investigación del cáncer infantil.

Ana María Garrido, presidenta de la Cofradía de La Flagelación, expresó su satisfacción por la participación registrada, pese a que el tiempo no invitaba a la marcha, y señaló que todos los años el objetivo es “intentar hacer partícipes a los segovianos de una causa solidaria, como es en este año la investigación del cáncer infantil”.