José Manuel Bermejo, Juan Manuel Palomares, y Fernando de la Fuente, en la presentación del balance anual. / E. A.
Publicidad

La organización profesional agraria UCCL-Segovia considera que el año 2018 ha sido “aceptable” en términos generales agronómicos , pero muy “mejorable” en otros aspectos, en los que el balance ha sido “muy variopinto”.

Haciendo un resumen del ejercicio, el presidente de UCCL-Segovia, Juan Manuel Palomares, recordó que la sequía que caracterizó al invierno de 2017, sigue hoy dando coletazos en el campo por cuanto existe mucho retraso en el cobro de las ayudas y la tramitación administrativa. Pese a ello alabó la labor que desempeñaron los agricultores hace casi un año para mitigar los efectos de la fuerte nevada del 5 de enero, ya que muchos sacaron sus tractores para permitir las comunicaciones en los pueblos de la provincia.

Sobre el sector de los cultivos herbáceos dijo que el año ha sido “bueno o aceptable”, con una cosecha que tuvo una media de recogida de 3.500 kilos por hectárea y con precios a la baja debido a las grandes importaciones de grano. “Los precios volvieron a estar como hace 40 años, mientras los costes de producción se encarecen cada año”, aseguró.

En remolacha advirtió de que se podrán convocar manifestaciones ante el serio problema que aqueja a los productores, por la rebaja de precios que ha impuesto la industria molturadora. Calificó de vergonzoso el hecho de que muchas industrias hayan recibido ayudas de la Administración y a la vez utilicen el azúcar como alimento de venta a pérdidas como reclamo en las grandes superficies. También recordó la labor de apoyo hecha por UCCL a 139 agricultores de la provincia ante la Junta de Castilla y León, que modificó la normativa de ayudas, y que el TSJ ha revocado en favor de los productores.

Igualmente consideró como “aceptables” los precios que han percibido los productores de hortalizas este año, aunque ha sido una campaña complicada para las siembras, lo que retrasó mucho el ciclo productivo y, por tanto, una hubo una menor producción.

VIÑEDO Y GANADERÍA

Palomares se refirió al viñedo como un sector que ha vivido un año normal, pese a que los precios han caído respecto al ejercicio anterior. También dijo que desde UCCL han expresado su disconformidad con las normas de limitación de plantación en zonas como la Denominación Rueda, con especial presencia en Segovia.

En materia ganadera, el líder de UCCL lamentó que el sector continúe sin tener derecho a los contra-análisis que vienen reclamando cuando se realizan campañas sanitarias y dan positivo, y que otros países de los que se importan animales no mantengan las mismas exigencias de sanidad animal.

Sobre el porcino concretamente, los ganaderos mantienen el temor a la entrada de la peste porcina africana. UCCL asegura que muchas explotaciones tienen problemas de rentabilidad debido a la bajada de los precios y las fuertes inversiones realizadas para la adaptación a la normativa sobre bienestar animal.

Recordó Palomares la dependencia que tiene el vacuno de carne sobre las exportaciones, y agradeció el que se haya suavizado el problema con los globos aerostáticos turísticos en las inmediaciones de la capital.

Demandó un mayor control en el etiquetado y en las importaciones para defender al ovino de carne y al de leche. Y denunció la presión que mantienen las industrias lácteas sobre los productores en materia de precios.

Finalmente también alertó del problema a que se enfrenta la apicultura por la existencia del avispón asiático ya en Castilla y León, y por la menor producción.

Palomares reclamó también más control sobre las ayudas de la PAC que se usan —dijo— como fondos políticos, pues sólo una cuarta parte de los importes van a parar a agricultores a título principal. Ello distorsiona la realidad cuando se habla del aumento de la renta agraria, recalcó.

IBI urbana y A-601

El responsable del sector agrario de UCCL, Fernando de la Fuente, pidió que los ayuntamientos actúen ante el incremento del IBI aplicado en estos años y que afectan a muchas instalaciones ganaderas y agrícolas que no tienen actividad.

También reclamó la mejora de la vía de servicio de la Autovía de Pinares (A-601), que no puede utilizarse por su mal estado, sobre todo en época de lluvias, y en algunos términos municipales ni siquiera existe.