Sofía Madrigal en el centro de la imagen con el presidente de la Diputación, y los responsables del Museo, Luis Miguel del Pozo y Ana Doldán. / Nerea Llorente
Sofía Madrigal en el centro de la imagen con el presidente de la Diputación, y los responsables del Museo, Luis Miguel del Pozo y Ana Doldán. / Nerea Llorente
Publicidad

Coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer, el Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente ha abierto sus salas para mostrar la obra de una de “las más importantes artistas segovianas”, según ha señalado el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez en la presentación de la exposición ‘Sofía Madrigal. El bosque de Ofelia’.
La exposición, que puede visitarse hasta el día 3 de junio, pretende ser una revisión de la obra de esta artista, nacida en Segovia, en torno a tres ejes fundamentales: el autorretrato, el paisaje natural y el paisaje urbano a través de una selección de ciento cincuenta obras datadas entre 1984 y 2017.
Los autorretratos de Sofía son un trabajo de introspección, de explorar sentimientos y anhelos y, a través del óleo, el carbón o el pastel, canalizarlos y hacer al espectador cómplice de ellos. Son apuntes rápidos en carboncillo, que hablan de la vida diaria de la artista, o grandes lienzos donde se representa a la manera clásica, con atributos de pintora y con su perra sentada en actitud de fidelidad.
‘El bosque de Ofelia’ reúne una importante colección de retratos del paisaje de Cifuentes, Guadalajara, desde 2008 a 2016. En estas obras se aprecia un enfoque silencioso, austero, sobrio, que persigue un punto de luz, de claridad, en el que se define toda la obra, a pesar de un primer aspecto denso y oscuro. Son obras cargadas de matices, fruto de la multitud de apuntes captados en sus largos paseos por los alrededores de Cifuentes.
La directa del Museo Esteban Vicente, Ana Doldán de Cáceres, hace referencia a una tercera mirada dirigida hacia el paisaje urbano, donde las construcciones son fuente de inspiración. “Son composiciones laberínticas, o tremendamente ortogonales, y en ambos casos siempre buscando guardar la proporción, la composición y el punto de fuga”, comenta Ana Doldán, remarcando que es “su particular interpretación de la ciudad desde su estudio de Madrid en el barrio de Carabanchel Bajo”. Completa la muestra un libro de artista, ‘Cuaderno Raúl, 2017’ y una serie de dibujos que acercan al visitante al “mundo de Sofía”.
La obra de Sofía Madrigal lleva a un encuentro con Giotto, con el románico, con el cubismo, con el futurismo, incluso con Esteban Vicente. “En ambos artistas descubrimos una misma preocupación por el color, por la luz y por la importancia del dibujo como base de la pintura” señala la directora del Museo de Arte Contemporáneo.

Compartir