Retablillo Cristobita
Titirimundi programa 'Cristobita', el “espectáculo estrella” de Libélula, la compañía de Julio Michel, como homenaje al fundador del Festival.
Publicidad

Titirimundi mueve desde hace más de tres décadas a miles de personas. Su directora, Marián Palma, no se atreve a vaticinar una cifra de espectadores porque depende mucho de las condiciones meteorológicas. En alguna edición se superaron los 60.000 pero lo normal es que ronde entre 48.000 y 50.000; en cualquier caso todo un acontecimiento en una ciudad que del 10 al 15 de mayo vivirá de títere en títere, con una media de 63 funciones diarias hasta sumar 383 de las 483 que este Festival Internacional ha programado este año con extensiones por la provincia y por otras cinco comunidades autónomas.

Palma, que ha tomado el relevo de Julio Michel, fundador de Titirimundi, fallecido en junio del año pasado, comenta que éste figura todavía como director artístico porque había dejado esbozado un elevado porcentaje del programa.

Ella, como le pasaba a Michel, se muestra casi impotente al querer resumir los espectáculos que recalan este año en Segovia, algunos tradicionales, que no pueden faltar, y otras, apuestas novedosas o inéditas en la ciudad, uno de los sellos que Michel supo dar. Son nada menos que 33, compañías de 14 países, y lo mejor es que cada uno coja el programa de mano o eche un vistazo en la web www.titirimundi.com para montarse su propio festival.

Cristobita

Se sabía de antemano que esta será una edición muy especial, que recordará a Michel de múltiples maneras y una de las más bonitas será sin duda la puesta en escena de ‘Cristobita’, el títere de cachiporra de la compañía segoviana Libélula a la que pertenecía el fundador de Titirimundi.

Palma explica que es “su espectáculo estrella” y estará en las calles de Segovia de la mano de El Retablillo, con el legado recogido por su discípulo David Faraco y Sofie Krog. “Lo estuvimos hablando entre todos que sería una maravilla recuperarlo y que se mantuviese en el tiempo… Él —por Julio— no quería programarlo en el Festival pero ahora sí, ‘Cristobita’ es una obra excepcional y tiene que estar presente, sus compañeros están volcados en ello”.

La presencia de compañías francesas era y es también una constante en Titirimundi porque, como la directora señala, Julio tenía una estupenda relación con festivales y compañías galas.

Al homenaje se suman Titiriteros de Binéfar, en su 40º aniversario y un Concierto en Familia con la Ensemble TMC8, que Michel estaba preparando con los músicos porque iba a ser el narrador del cuento musical ‘Pedro y el lobo’, de Prokófiev. Otro reconocimiento a su legado llegará de la mano de Deliciosa Royala, con su “mítico” pasacalles de gigantes y cabezudos que le encantaba al impulsor del teatro de títeres en España.

No faltarán en esta edición “por el bien de la humanidad”, según asegura la organización del Festival, los maestros del títere de guante: Punch & Judi y Pulcinella, Salvatore Gatto pero tampoco el Circo de las Pulgas y la tradición oral de Rodorín y su Retablillo de títeres y cuentos.

El circo estará presente con ‘La dévORée’’, del Circo Rasposo, moderno, que mezcla teatro con acrobacias, y “crea pura poesía”, en palabras de Palma, en una espectacular carpa. Los amantes de lo intimista disfrutarán con los Hermanos Oligor o Stephen Mottram, entre otros.

Espectáculos de calle

Titirimundi mezcla este año en la calle el arte de títeres de guante como El Chonchón, La Gotera de la Azotea o la propuesta de clown de Petit Monsieur, o la espectacularidad de Mauvais Coton y su Culbuto, un montaje único en el mundo para oscilar en lo desconocido a través de una versión del mástil chino.

Compartir