Representación de Titiricole en un patio segoviano durante una edición pasada del festival Titirimundi. / E. A.
Publicidad

Titiricole, un proyecto del Festival Internacional de Títeres de Segovia, no ha parado de crecer en las dos décadas largas que lleva realizándose vinculado al mes de mayo, a la programación general de Titirimundi, pero que involucra durante el curso a decenas de alumnos de centros educativos, este año la cifra se acerca a los 400, la gran mayoría de la provincia de Segovia.

Han pasado 21 años desde que Titiricole echara a andar en el Titirimundi del año 1998 y la directora del festival, Marián Palma, asegura que tiene cada vez más adeptos y que Julio Michel, titiritero y fundador de este evento que llena Segovia de marionetas todos los meses de mayo, decía a su equipo que Titiricole “crezca sin límites”.

Esta propuesta educativa y lúdica permite a los niños realizar sus títeres y la oportunidad de representar sus obras en los mismos espacios que los titiriteros, aunque su sede este año es el salón de actos del Edificio Vicerrector Santiago Hidalgo de la Universidad de Valladolid (UVa), la antigua Escuela de Magisterio.

Coordinado por Blanca Colás, este año son trece los centros de la capital (colegios Claret, San José, Martín Chico, Nuestra Señora de la Esperanza, Fray Juan de la Cruz, Eresma y Cooperativa Alcázar), de la provincia (IES Jaime Gil de Biedma, Colegio Agapito Marazuela) CRA El Encinar, CEO La Sierra Navafría y CEIP Atalaya) y el Colegio Laude Fontenebro, de Moralzarzal (Madrid), los que participan llevando a escena 22 funciones de títeres realizados exclusivamente por y para niños.

A ellos se suma la iniciativa TitiriUVa, un proyecto internivelar e interdisciplinar de formación de estudiantes de la Facultad de Educación de Segovia de la UVa a través de los títeres.

Miles de espectadores

Como referencia, en la edición del año pasado las actuaciones de Titiricole recibieron 2.207 espectadores, que sumados a los 2.693 que disfrutaron de las funciones escolares de Titirimundi —este año hay programadas treinta en diferentes salas— suponen más del 10% del total de espectadores del festival.