Teresa Cortón habló de la importancia de la transmisión cultural

5

“La importancia que los pueblos dan a los bienes culturales se basa en su papel como testigos de la historia de los hombres que nos han precedido”, afirma la profesora María Teresa Cortón, que ayer pronunció la lección inaugural del curso 2013/2014 en la Academia de Historia y Arte de San Quirce. Eligió como tema ‘De la catedral vieja a la catedral nueva: transmisiones artísticas y culturales”.

Explica esta elección porque considera que los bienes culturales “pasan a ser testimonios que se integran en nuestra cultura, ya que la esencia de la sociedad que conocemos y disfrutamos es consecuencia de nuestro pasado”. Abunda en este argumento al señalar que el patrimonio de la Iglesia nace y se hace para el culto y la evangelización y, ayudada por diapositivas, hizo un “intenso recorrido artístico” que, a su juicio, va más allá “del devenir de nuestra propia historia como segovianos” y ayuda a tomar conciencia de sentimientos, valores, dificultades, sensibilidades…

Tras la guerra de las Comunidades, en el siglo XVI, la ciudad “pagó su afrenta” —a Carlos V— con el traslado de la catedral a otro lugar de la ciudad. La antigua estaba junto al Alcázar. A la nueva se trasladaron objetos como la Virgen de la Paz y otras tallas en piedra y madera, la sillería del coro, las rejas, trozos de vidrieras, cenizas de San Frutos, San Valentín, Santa Engracia y María del Salto, colección de dalmáticas y ropas litúrgicas de Arias Dávila, su biblioteca, la pila bautismal de Enrique IV y, como más sobresaliente, el claustro gótico de Juan Guas, cuyo traslado califica de “proeza técnica”.

“Todos son testigos de excepción de la riqueza artística que tuvo la antigua catedral”, concluye.