05-2kama_Estacion-Autobuses_KAM3884
Estación de autobuses de Segovia. / KAMARERO
Publicidad

A vueltas sigue el Ayuntamiento de Segovia con la construcción de una nueva estación de autobuses, aunque los cambios en el Gobierno central de los últimos meses parece que juegan en contra, y es que, según reconoció ayer la alcaldesa, Clara Luquero, son dos las reuniones que ha mantenido ya con sendos directores de Adif y ahora ha pedido una tercera con la nueva responsable del organismo, porque el objetivo es conseguir la cesión de la parcela anexa a la antigua estación de tren de la ciudad.

En este sentido, recordó la regidora que “la primera cuestión es la cesión de los terrenos, que los tiene que ceder vía convenio Adif, y había un acuerdo, pero hay que volver a sentarse, porque se habló con los otros presidentes que cambiaron y ahora espero hablarlo con la tercera, porque el sitio idóneo para la nueva estación de autobuses, según el estudio de movilidad urbana que se hizo, es ese pico de los terrenos de la antigua estación de Renfe, porque es el centro neurálgico a cuyo alrededor gira la población de la ciudad, independientemente de que dejemos la existente como un apeadero o ya veremos cómo, para facilitar también la movilidad de las personas que habitan en el casco histórico”.

Respecto a la situación administrativa de la estación actual, reconoció que aún no está en funcionamiento el reglamento, a pesar de estar aprobado, por lo que todavía no se están cobrando las tasas pertinentes a las empresas que prestan servicio en ella. El único beneficio que se percibe proviene del alquiler de los locales comerciales.

Según Luquero, “falta el planteamiento de gestión, una tramitación administrativa, que debe dirimir si la gestión más adecuada es la directa por parte del Ayuntamiento. A mí me parece un sinsentido, lo tengo que decir, porque es una dependencia municipal y el Ayuntamiento ya ha considerado que la gestión directa es la mejor opción, porque no tiene ningún índice de beneficios por el que merezca la pena sacarla a licitación y que una empresa entre a gestionarla”.

“Pero el procedimiento administrativo dice que se nombre una comisión y que se haga el estudio —continuó la alcaldesa—, estudio que se lleva haciendo hace tiempo, aunque la decisión está tomada, porque una cosa es la tramitación administrativa y otra cosa es la realidad, y la realidad es que la estación se va a gestionar de manera directa por el Ayuntamiento porque es lo más lógico y sensato”.