Telecomunicaciones rastrea el origen de las interferencias en el sistema de comunicaciones de Policía Local y Bomberos

La alcaldesa asegura que los problemas surgidos con los equipos DMR están resueltos aunque en Navidades hubo que recurrir al sistema antiguo analógico

La alcaldesa Clara Luquero ha explicado que la Jefatura Provincial de Inspección de Telecomunicaciones ha rastreado el origen de las interferencias que durante las Navidades pasadas han impedido la normal utilización del moderno sistema de comunicaciones de la Policía Local y de Bomberos, el DMR (Radio Móvil Digital), implantado en los citados servicios municipales hace ahora dos años.

Luquero aseguró que en la actualidad los problemas parecen subsanados y ambos cuerpos municipales están trabajando ya con el sistema digital, al tiempo que puntualizó que en ningún momento se han visto interrumpidas las comunicaciones ya que, al detectarse los problemas, se pasó a utilizar el viejo sistema analógico, que sigue operativo.

Recordó que la ciudad de Segovia cuenta con “uno de los mejores sistemas de comunicaciones que hay en el mercado y el Ayuntamiento; es decir, todos los segovianos y segovianas hicimos un gran esfuerzo económico dotando a nuestras fuerzas de seguridad y a os bomberos del sistema más moderno”. El sistema DMR vino a sustituir al anterior, analógico, que tiene una antigüedad de más de 15 años y está obsoleto. Su implantación se hizo a través de un contrato de arrendamiento con la empresa Castellana de Comunicaciones (Catelsa), por un periodo de cuatro años y un coste de 455.982 euros.

Causa externa La regidora sostuvo que los problemas detectados no son achacables ni al Ayuntamiento ni a la empresa suministradora de los equipos de comunicaciones. “Eran interferencias por algún equipo externo, por lo que se denunció a Telecomunicaciones y parece que ha tenido que ver con algún sistema público”, añadió.

Asimismo, indicó que todo apunta a que las interferencias se producían con la antena principal, instalada en la Casa Consistorial de la Plaza Mayor.

FuenteG. A.  
Compartir