trabajadores-Servicios-Terraza_KAM7276
En el mes de mayo se superaron los 7.000 contratos nuevos. / KAMARERO
Publicidad

La temporalidad de los contratos, así como la precariedad laboral que conllevan muchos de ellos, es una de las principales críticas que se realizan a la actual creación de puestos de trabajo. Porque los datos demuestran que sí se crea más empleo y se firman más contratos hoy que hace un año, y por supuesto que en plena crisis económica; pero también se pone de manifiesto que estos contratos son, en su inmensa mayoría, de carácter temporal.

Según los datos del paro y la afiliación facilitados esta semana por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, aún bajo la responsabilidad de la popular Fátima Báñez, en mayo se firmaron en la provincia de Segovia 7.054 contratos, casi un millar más que hace un mes (+15,89 por ciento); pero de ellos solo 465 eran indefinidos, el 6,6 por ciento del total. Además, esta cifra es inferior a la del mes de abril —se firmaron 37 contratos indefinidos más el mes anterior— y a la de mayo del pasado año —cuando fueron 84 más—.

Y es que el aumento en la contratación se ve solo en los trabajos temporales. Con ‘fecha de caducidad’ se formalizaron 6.589 contratos en el último mes, 1.004 más que en abril y 395 más que el mismo periodo del ejercicio anterior.

Sobre este asunto, desde UGT Castilla y León, aseguran que “contratos temporales, a tiempo parcial y que duran horas o días son cada vez más frecuentes en nuestro mercado laboral. Y en Castilla y león esta precarización es aún más acusada. Tenemos mayor porcentaje de contratos de escasísima duración (días u horas) y de contratos doblemente precarios (temporales y a tiempo parcial el 35 por ciento frente al 30% de la media nacional)”. Desde Podemos también critican esta tendencia, “disminuye el paro pero el empleo se llama precariedad”, señaló al respecto el secretario regional, Pablo Fernández.