Una de las imágenes que acompaña a la petición. / Koreandogs.org
Publicidad

“Señora alcaldesa de Segovia, doña Clara Luquero de Nicolás: comunique, por favor, a la ciudad hermana de Seúl (Corea del Sur) su oposición a la tortura y al consumo de perros y gatos”. Con este encabezamiento, la organización internacional Koreandogs ha recabado ya cerca de 5.500 firmas en la plataforma de internet Change.org, de personas de todo el mundo, para solicitar a la regidora segoviana que tome parte en esta lucha contra una costumbre, el consumo de carne de cachorros y perros, así como también de felinos, como especialidad gastronómica, que sin estar autorizada sigue manteniéndose en el estado asiático.

Koreandogs sostiene que la ciudad de “Segovia quizá hubiera esperado a estrechar lazos de amistad con Seúl de haber conocido “las prácticas crueles, aberrantes, que imperan dentro del comercio de carne de perro y gato”, a través de “negocios tan lucrativos como ilegales que operan sin ser objetados, al margen de la ley, sin que se apliquen penas a quienes la violan”.

En este sentido, indica que hay leyes en Corea del Sur contrarias a la venta de perros y gatos para consumo humano “pero son rutinaria y descaradamente ignoradas”.

Al recurrir a la alcaldesa —la página web de Koreandogs incluye en 18 idiomas fórmulas para dirigirse a Clara Luquero para que apoye su lucha contra el maltrato animal— insisten en “la responsabilidad social” de los representantes de una ciudad, lo que, en su opinión, debe moverles “a tomar cierta posición frente a los actos ilícitos de su ciudad amiga o hermana, ya sea para sancionarlos o ignorarlos”.

En concreto, la citada organización reclama a Luquero que inste al alcalde de Seúl, Hae-Sik Lee, para que este se involucre directamente y ordene a funcionarios, policías y jueces que hagan cumplir la normativa coreana ya existente, de la que hace una relación detallada en change.org, plataforma donde incluye, además, un vídeo y varias fotografías y enlaces con las que quiere demostrar la violación de las leyes que protegen a perros y gatos.

Koreandogs afirma que cada año se sacrifican ilegalmente en Corea casi 2,5 millones de perros.