Siete equipos sanitarios de Segovia se interesan por las Unidades de Gestión

El gerente regional de Salud afrontó en el Colegio de Médicos las dudas que despierta la nueva fórmula de organización

0

La propuesta de la Junta de Castilla y León de crear Unidades de Gestión Clínica en centros de salud y servicios hospitalarios en 2014 ha despertado el interés de siete equipos de la provincia de Segovia, según desveló ayer el gerente del Servicio Regional de Salud en Castilla y León, Eduardo García Prieto. El ofrecimiento ha llegado desde los centros de Atención Primaria de Cuéllar, Sacramenia, Segovia I y Segovia III y desde los servicios de Psiquiatría, Medicina Interna y Radiodiagnóstico del Hospital General.

Enrique García Prieto precisó que el pronunciamiento de los profesionales de los equipos citados ha ido dirigido a recibir información y formación sobre la nueva fórmula de organización que Sanidad empezará a poner en marcha de forma progresiva el próximo año con la creación de cincuenta unidades de gestión clínica en la Comunidad. El primer bloque de propuestas de creación llegará a comienzos de 2014, ya que la Administración regional mantiene su plan de sacar adelante el decreto que regulará las unidades de gestión clínica a finales del presente año, a pesar de las críticas que está generando en los colectivos profesionales.

El gerente de Sacyl tuvo que afrontar muchas de las dudas que provoca este cambio, durante su intervención en una mesa redonda organizada en el Colegio de Médicos. En el encuentro participaron también el secretario general del Consejo de Colegios de Médicos de España, Serafín Romero Cepeda, el vicesecretario del sindicato médico CESM, Tomás Toranzo, el presidente de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Salud Pública, Carlos Ponte Mitteldrunn, la secretaria de FSP-UGT de Castilla y León, Carmen Amez y el presidente del Colegio de Médicos de Segovia, Enrique Guilabert.

El representante de la Consejería de Sanidad aseguró que el nuevo modelo da mayor autonomía organizativa y mayor capacidad de decisión a los profesionales sobre los servicios en los que trabajan, pero dejo claro que la medida, que desvinculó de la crisis económica, no influirá en la dotación de recursos ni positiva ni negativamente. “Se trata de alcanzar mayor efectividad con los mismo recursos” declaró García Prieto para argumentar que el conocimiento directo y cercano que tienen los profesionales permite “utilizar mejor” las dotaciones de los servicios y alcanzar una mayor capacidad resolutiva para los pacientes. En sus declaraciones, García Prieto enmarcó las unidades de gestión dentro del actual sistema sanitario y destacó la apuesta de la Junta por la sanidad pública.

Los representantes de las organizaciones sindicales y profesionales recordaron que los sanitarios ya tienen como obligación ser eficaces y responsables con los recursos públicos. Más allá de esta premisa compartida, Carlos Ponte, anunció que el nuevo modelo organizativo puede tener efectos adversos y generar una “fractura dentro del sistema sanitario” por impulsar una competencia agresiva entre los servicios. Mientras Carmen Amez hablaba de las sombras que tiene el modelo de la Junta, Tomás Toranzo detectaba carencias y una tramitación del decreto que “ha ido a demasiada velocidad”.