Por primera vez se ofrece un vuelo en globo aerostático sobre Segovia degustando el mejor jamón de bellota del mundo, con champagne y música en directo. / F. D.
Publicidad

Hubo un tiempo en que la ilusión de volar dejó de ser un sueño para queadrse al alcance de todos. Por ello, las aspiraciones y el anhelo de conseguir vuelos más alto siguieron elevándose. Pero es posible escalar y aglutinar nuevos placeres, al menos en Segovia.

La ciudad no solo puede ser sobrevolada con la suavidad que ofrece el lento movimiento de un globo aerostático. También puede hacerse degustando un sabroso jamón ibérico de bellota, el alimento más exquisito de la gastronomía española, a la vez que se paladea un rico champagne. Y todo ello puede amenizarse con la música en directo de un violín, o un dúo de guitarra y clarinete.

La idea, que ha llegado ahora, surgió el año pasado de la Asociación de Camareros de Segovia con una propuesta hecha a la empresa de vuelos turísticos ‘Siempre en las nubes’. Se extendió a Monte Nevado y a Penor Ricard, que aportan el jamón galardonado como el mejor jamón, y el champagne Mumm respectivamente. Su combinación eleva así el nivel de lujo, y permite crear sensaciones en un grado y un espacio muy diferentes a los habituales.

La presentación de ayer en Segovia corrió a cargo del experimentado piloto Cristian Biosca; del profesor de corte de jamón José Antonio García, del restaurante La Trébede; con la música de Luz Gibson y Héctor López, que forman el dúo musical Les Chapeaux. Con la profesionalidad de todos ellos, la travesía sobre la Ciudad Patrimonio de la Humanidad se hace amena, placentera y sabrosa. Agasajan todos los sentidos de quien desea vivir experiencias inigualables, para ocasiones muy especiales.

Lo dejó sentenciado Aristóteles Onassis. La buena vida es cara; hay otras más baratas, pero no son vida.