Seis sacerdotes de Congo refuerzan la plantilla diocesana en Segovia

El obispo designa al vicario de Pastoral como adscrito a la parroquia de San Frutos y el claretiano José Antonio Serrano es nombrado nuevo párroco de El Salvador

La sequía vocacional sigue lastrando la llegada de nuevos sacerdotes a la diócesis segoviana, que ha de recurrir a presbíteros de otros países para reforzar la plantilla que atiende las necesidades espirituales de los católicos de la provincia. Los nombramientos realizados por el Obispo César Franco evidencian la presencia de religiosos procedentes de países tan dispares como Congo, Colombia y Venezuela, que desde ya mismo ocupan sus nuevos destinos en la provincia como párrocos o administradores parroquiales.

Así, desde el país africano, llegan a Segovia Delphin Nkano y George Kabasele Bialua, sacerdotes congoleños en periodo de estudios, que han sido nombrados administradores parroquiales de Prádena, Castroserna de Arriba, Castroserna de Abajo, Condado de Castilnovo, Casla, Ventosilla y Tejadilla, Arcones, Matabuena, Gallegos de la Sierra, Requijada y Santiuste de Pedraza.

El sacerdote José Reyes ha marchado a la diócesis de Santander y Hildebrando Escobar regresa a su país. Otros tres sacerdotes congoleños, Félicien Malanza, Aimé Kukuluka Panda, Fidèle Nkanza Buka, vienen a la diócesis para realizar estudios y colaborar pastoralmente. En este mismo régimen se incorpora el sacerdote congoleño Jenry Tshipamba, que está realizando el doctorado en teología en Madrid y sustituirá como administrador parroquial a Jorge Sowa, a quien su congregación destina a otro lugar, atenderá Fuentemilanos, Madrona, Valdeprados, Torredondo y Perogordo.

Por otra parte, Francisco Jimeno Mardomingo, nuevo vicario de pastoral, es nombrado adscrito de la parroquia de San Frutos. José Antonio Serrano Escribano, claretiano, nuevo párroco de El Salvador en equipo con Julio Martín. El Padre Justino es destinado por su congregación a Madrid.

Tomás Julián Sanz, natural de Escalona del Prado, que ha ejercido hasta ahora su ministerio en la diócesis de Getafe, es nombrado párroco de Navas de Oro, Samboal y Narros de Cuéllar. El sacerdote Iván Becerra regresa a su país.

Javier Martín de Arce, en equipo con Rafael Ramón Prada, sacerdote venezolano que se incorporará a la diócesis, es nombrado párroco de Nava de la Asunción, Santiuste de San Juan Bautista, Bernuy de Coca, Moraleja de Coca, Juarros de Voltoya, Melque de Cercos, Aldehuela del Codonal, Aldeanueva del Codonal y Hoyuelos. El sacerdote Fernando Córdoba, que atendía los últimos cinco pueblos mencionados, regresa a su país. A la parroquia de Cuéllar se unirá Franco Anthony Méndez, sacerdote venezolano, que como su compatriota viene a estudiar y colaborar pastoralmente con la diócesis de Segovia

Casimiro Lamparski, es nombrado párroco de Aldehuelas de Sepúlveda, Duratón, El Olmo, Hinojosas del Cerro, Sepúlveda, Sotillo de Sepúlveda, Urueñas y Villar de Sobrepeña, en sustitución de Fernando Calderón que es nombrado párroco de Cerezo de Abajo, Cerezo de Arriba, Duruelo, Santo Tomé del Puerto, Siguero y Sigueruelo. Edilberto Parada, hasta ahora en estas últimas parroquias nombradas, se desplaza al arciprestazgo de Cuéllar para atender, en calidad de administrador parroquial, Fresneda de Cuéllar, Fuente el Olmo de Íscar y Villaverde de Íscar.

FuenteM.G.  SEGOVIA
Compartir