Segovia se sumará a un proyecto piloto para crear oficinas de rehabilitación

El Ayuntamiento pretende suscribir un convenio con los colegios profesionales de arquitectos y aparejadores para abrir una oficina que asesore sobre la ITE a los propietarios de inmuebles

0

Segovia participará en un proyecto pionero de creación de una red de oficinas técnicas de rehabilitación que, entre sus objetivos, está el asesorar —a través de profesionales como arquitectos, aparejadores e ingenieros— sobre la inspección obligatoria a los propietarios de inmuebles.

El propósito inicial del Ayuntamiento es suscribir un convenio con el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos y el Consejo General de Colegios de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de España para la creación de Oficinas Técnicas de Rehabilitación RHE+ en los municipios. En el caso de Segovia, se trata de abrir una oficina, dotada con este tipo de profesionales, para informar sobre la ITE y resolver las dudas de los propietarios.

El concejal de Urbanismo, José Llorente, acompañado por el jefe de Urbanismo, Manuel Marcos, participó a finales de septiembre en una reunión en Madrid para la puesta en marcha del proyecto y al que acudieron representantes del Ministerio de Fomento, de la FEMP y de los ayuntamientos de Madrid, Jaen, Badalona, y el Real Sitio de La Granja-San Ildefonso.

Estas oficinas tendrán como objetivo colaborar con las administraciones y facilitar a los ciudadanos la información, el asesoramiento y la ayuda técnica necesaria para la realización de obras en sus viviendas y edificios. Llorente explicó que el Ayuntamiento espera recibir en breve un borrador del convenio. Al parecer, la idea es que el Ayuntamiento facilite un local y se cofinancien los gastos de funcionamiento de la oficina.

AYUDAS A LOS PROPIETARIOS

El concejal de Urbanismo quiso lanzar un mensaje de tranquilidad a los propietarios al señalar que contarán, a través de diversas vías, con ayudas tanto para afrontar el pago de los informes técnicos como de las posibles obras de reforma que se deriven de la inspección.

Las comunidades de vecinos y, en su caso, los propietarios individuales deberán encargar un primer informe a un arquitecto o aparejador para valorar el estado general del inmueble. Llorente recordó que la Junta de Castilla y León se ha comprometido a sufragar el 30% de los honorarios profesionales de la persona o equipo que redacte ese primer informe.

El concejal de Urbanismo indicó que el Ayuntamiento, por su parte, estudia abrir una línea de subvenciones, a fondo perdido, dirigida a los propietarios de inmuebles que en ese año deban someterse a la inspección obligatoria. “Se está trabajando en el presupuesto municipal de 2012 y es posible que se incluya alguna partida económica para este fin, aunque es algo que estamos todavía estudiando, dados los ajustes que deben realizar todas las administraciones por la reducción de ingresos”.

No obstante, Llorente apunta que otra posibilidad sería la de reducción de algunas tasas e impuestos, como el IBI, para aquellos propietarios obligados a revisar y reformar sus edificios.

A estas ayudas directas, se suman otras ya en marcha. Como se recordará, la Consejería de Hacienda ha puesto en marcha incentivos fiscales asociados a la inspección de edificios. Hacienda bonifica las obras en inmuebles de más de 30 años para garantizar su conservación antes de la revisión obligatoria, que alcanzan una deducción en el IRPF del 15% de la cantidad abonada hasta un máximo de 10.000 euros.