Segovia registró 30 litros por metro cuadrado el día de Viernes Santo

Los principales problemas en las carreteras se concentraron en las zonas de montaña y en la CL-601, fundamentalmente entre la capital, donde se esparcieron fundentes, y La Granja

2

Segovia capital registró el pasado Viernes Santo unas precipitaciones de casi 30 litros por metro cuadrado, de las que aproximadamente veinte fueron en forma de nieve, según los datos facilitados ayer por el Observatorio Meteorológico de la capital. Aunque la nevada fue copiosa, llegando a provocar problemas en algunas calles y carreteras, la nieve desapareció rápidamente una vez pararon las precipitaciones, a pesar de que la temperatura bajó, en la noche del viernes al sábado, hasta los -1,5 grados.

Bien entrada la primavera, y en plena Semana Santa, las precipitaciones comenzaban en la provincia en la noche del jueves al viernes, y a las nueve de la mañana del Viernes Santo ya era necesario circular con precaución por la nieve en la subida al puerto de Navacerrada, por la CL-601. Poco después la situación se complicaba en otras zonas, como las inmediaciones de La Pinilla, Riaza, Ayllón y Cerezo, aunque las cosas se normalizaron a partir de las dos de la tarde.

Cerca de las seis de la tarde las precipitaciones en forma de nieve se hicieron muy intensas en la capital, obligando a transitar con precaución por toda la carretera de Segovia a La Granja. En la capital, los servicios municipales llegaron a esparcir sal por las calzadas, aunque la nevada comenzó a remitir en torno a las once de la noche.

En la mañana de ayer sábado se hicieron necesarias las cadenas en la zona de Riaza, Ayllón y La Pinilla, aunque la situación se normalizó en toda la red a partir de las dos de la tarde.