Publicidad

 

Segovia nos une. Este eslogan de la Asociación de Empresarios Segovianos en el Exterior (AESE) se materializó ayer en la reunión anual que anualmente se celebra en los colegios Casvi, de la mano de su fundador, Juan Yagüe.

La ocasión reunió a más de cien personas, representantes sobre todo del empresariado de todos los sectores económicos, tanto de Segovia como de Madrid. La Junta Directiva de la FES asistió casi al completo; y se unieron los presidentes de las patronales de Ávila y Madrid, Juan Saborido, y Juan Pablo Lázaro, respectivamente. También de la política, con alcaldes, parlamentarios nacionales y provinciales; de la Justicia, del mundo de las artes, de la Iglesia, y de la docencia.

En un ambiente de amistad y con el pretexto de degustar un cocido, los asistentes disfrutaron del encuentro. Algunos se desplazaron desde lejos, como Cipriano Villoslada, que llegó desde Pamplona. Y muchos llegaron con la intención de reencontrarse con amigos a los que saludan de año en año gracias a esta cita.

El presidente de AESE, Fernando Tomé, agradeció el esfuerzo de quienes viajaron, y recordó que la asociación nació de la mano de Pedro Palomo en 2011 en un encuentro en los colegios Casvi. Destacó que ya son las segundas generaciones quienes se integran en la asociación “porque respiran segovianismo”. Y prometió que los asociados seguirán siendo embajadores de Segovia y padrinos de los proyectos empresariales que se les presenten.

Tomó luego la palabra el presidente del Centro Segoviano en Madrid, Antonio Horcajo, para lanzar un dardo a la clase política. Dijo sentirse apenado porque ve a Segovia “sin planes de futuro”, y sin proyectos de nuevas infraestructuras que eviten el mal de la despoblación.

Cerró el acto el anfitrión, Juan Yagüe Sevillano, quien habló sobre el espíritu que debe guiar a los empresarios que buscan el camino del éxito. Basándose en el concepto moderno de ‘reinventarse’, animó a quienes tienen proyectos, a llevarlos adelante y obedecer su instinto emprendedor. “Ser empresario es ser un héroe”, advirtió, porque para conseguirlo han de sortearse muchas dificultades.

“Reinventarse y rozar la excelencia es un mantra diario”, comenzó diciendo. Pero, como todo buen maestro dice a sus discípulos, lanzó un consejo: “El esfuerzo merece la pena”.

 

Vídeo de Madridiario