Los delitos de odio relacionados con el racismo y la xenofobia son los más comunes en todo el país. / JUAN MARTÍN
Publicidad

El Ministerio del Interior acaba de publicar el informe nacional en el que se recogen los delitos de odio registrados en todo el territorio nacional durante el año 2017. Dichos delitos de odio “comprenden todas aquellas infracciones penales y administrativas cometidas contra las personas o propiedades por cuestión de raza, etnia, religión o práctica religiosa, edad, discapacidad, orientación o identidad sexual, situación de pobreza y exclusión social o cualquier otro factor similar, como las diferencias ideológicas”.

Según el informe de Interior, en la provincia de Segovia tuvieron lugar solamente dos delitos de odio en todo el año, ambos relacionados con el racismo, que dejaron dos víctimas y ningún detenido. A pesar del escaso número, cabe recordar que en 2016 no se registró ningún suceso de ese tipo; aunque en 2015 fueron cinco, dos relacionados con personas discapacitadas, otros dos por cuestión de ideología y uno por creencias o prácticas religiosas. Estos sucesos dejaron cuatro víctimas y los efectivos de los Cuerpos de Seguridad del Estado detuvieron o imputaron a cinco personas, todas ellas relacionadas con los dos sucesos sufridos por las personas con capacidades diferentes.

La tasa de delitos de odio en Segovia es una de las más bajas de España, al quedarse en 1,3 sucesos por cada 100.000 habitantes, mientras que la media regional es de 3. En Castilla y León fue un poco más baja, de 2,6, siendo Salamanca (3,9) y Burgos (3,4) las provincias con mayor tasa de delitos de odio.

En total, en Castilla y León se registraron 62 incidentes de este tipo, la mayoría de ellos relacionados con la ideología (25) y con la xenofobia (23). Asimismo, hubo 7 agresiones por la orientación sexual de las víctimas; y otros 6 por creencias o prácticas religiosas. El último lo provocó la discriminación por razón de sexo o género.
En España, la cifra ascendió a 1.419, también la mayoría por racismo (524), ideología (446) y orientación sexual (271). Asimismo, se incrementaron los delitos de odio contra los pobres e indigentes (aporofobia), llegando a 103.

“Aunque cuantitativamente estos delitos no representen un porcentaje significativo del total de infracciones
penales cometidas en España, son un objetivo prioritario del Gobierno por representar un ataque especialmente grave contra los derechos humanos y los valores de diversidad y pluralidad que sustentan la democracia”, aseguran desde el Ministerio del Interior, que ha elaborado un nuevo plan de acción para luchar contra los delitos de odio.

Balance sobre los delitos de odio registrados en España durante todo el año 2017. / FUENTE: MINISTERIO DEL INTERIOR

Nuevo protocolo de actuación

El Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha presentado el primer plan de acción contra los delitos de odio, que parte de la convicción de que la transcendencia de estos delitos va más allá de su cuantía objetiva, puesto que al agredir a un miembro de un colectivo susceptible de ser victimizado a causa de sus especificidades se está atacando e intentando amedrentar al colectivo en su conjunto, aseguran desde el Ministerio.

Incluye 47 medidas y 13 objetivos englobados en cuatro líneas de acción: formación en delitos de odio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; prevención de los incidentes y delitos; atención a las víctimas; y respuesta ante estos incidentes y tipos penales.

Uno de los objetivos del plan es trabajar en la sensibilización de los distintos sectores de la sociedad civil, fomentando la colaboración activa con más ministerios y apostando por la difusión de acciones educativas que sirvan para conocer y prevenir estos delitos.

El plan incluye, además, el desarrollo de procedimientos y herramientas digitales destinadas a contrarrestar los delitos y el discurso del odio en redes sociales.