Decenas de personas participaron en la nueva concentración contra la violencia machista. / NEREA LLORENTE
Publicidad

La sociedad segoviana volvió a mostrar su rechazo ayer ante todo tipo de violencia, sobre todo la que afecta a las mujeres por el simple hecho de serlo, una lacra que se ha cobrado ya siete vidas este año, que podrían ser más, pues hay un caso en investigación.

Esta nueva concentración se celebró en la escalinata de la comisaría de Policía Nacional, uno de los cuerpos más implicados en la lucha contra la violencia de género, y contó con la participación de representantes institucionales y de distintas asociaciones, así como con muchos vecinos de la zona, que se sumaron al acto.

El inspector de la Brigada provincial de Seguridad Ciudadana, Luis María de Jesús Villegas, recordó que esta problemática social “la debemos afrontar todos los actores intervinientes de una manera coordinada y con enfoques trasversales y multidisciplinares”.

Asimismo, recordó el inspector unos datos sobre juventud y adolescencia “que realmente nos inundan de preocupación”, ya que según un estudio “uno de cada tres jóvenes ve aceptable controlar los horarios y las amistades de su pareja”, una actitud controladora que se considera violencia psicológica.

El mismo estudio revela que “las jóvenes son cada vez menos críticas que las mujeres adultas con las actitudes machistas dentro de la pareja; y un 27 por ciento de los jóvenes españoles de entre 15 y 29 años cree que la violencia de género es una conducta normal en la pareja”. Por todo ello, dijo el inspector, “todos debemos trabajar en infundir la impronta de la igualdad de género”.

Por su parte, la oficial Asunción Marcos leyó un relato de Silvia Mar titulado ‘Fortaleza interior’, que finaliza con un mensaje claro para las víctimas: “Años de callar, de soportar humillaciones y desprecios en casa, habían terminado. Porque ella, tan débil en apariencia, había tenido la enorme fortaleza de ponerles fin”.

La concentración finalizó con un emotivo minuto de silencio, roto por un gran aplauso.