Publicidad

Si los datos en Castilla y León son buenos, en Segovia –uno de los puntales de la oferta turística regional- son igualmente positivos, fruto sin duda del atractivo patrimonial, natural y gastronómico de la provincia y de la colaboración interinstitucional para desarrollar y potenciar nuevos productos turísticos.

Magdalena Rodríguez, diputada de Prodestur de la Diputación, expresó su satisfacción por el crecimiento experimentado en el último cuatrienio en casi todas las variables del sector en la provincia. Así, señaló que el número de viajeros que han visitado Segovia entre 2014 y 2018 ha crecido un 31,11 por ciento, pasando de los 638.341 a los casi 837.000 que se contabilizaron el pasado año.  En cuanto a las pernoctaciones, los datos son aún mejores, ya que de no alcanzar el millón hace cuatro años se ha pasado a conseguir 1.386.778, un 42,43 por ciento en los últimos doce meses.

La consolidación de la oferta de la provincia en turismo rural como una de las más potentes de la región también queda claramente demostrada en este informe, que señala que los viajeros de turismo rural han aumentado un 33,02 por ciento pasando de 106.826 en 2014 a 142.101 en 2018. También las pernoctaciones en esta área han crecido en el mismo porcentaje que a nivel global (+42,43%) hasta superar las 276.000 en 2018.

El esfuerzo realizado por Segovia para mostrar y ‘vender’ la oferta turística fuera de España también comienza a ofrecer sus frutos. Así, el número de viajeros internacionales ha aumentado un 6,44 por ciento, para alcanzar los 113.867 visitantes extranjeros, mientras que las pernoctaciones se han elevado hasta el 9,05%, para llegar a las 174.229.