Publicidad

El termómetro de la devoción a la Virgen de la Fuencisla  mantiene año tras año altísimos valores, cuyas cifras se contabilizan en las miles de personas que salen a la calle para recibir a la patrona de Segovia  como preludio de los actos religiosos y devocionales del novenario celebrado en su honor. La  amenaza de lluvia en forma de chaparrón que cayó sobre la ciudad apenas dos horas antes del inicio del traslado hizo dar un pequeño paso atrás a la organización y pensar en un ‘plan B’ para  trasladar la imagen hasta la catedral; pero ese precautorio paso atrás sirvió para tomar impulso, ya que finalmente el tiempo no sólo respetó el acto, sino que ofreció una magnífica tarde veraniega que invitó a muchas personas a participar en el  acto.

La Real Cofradía de Nuestra Señora de La Fuencisla  dio de nuevo lo mejor de si misma para poner al servicio de la virgen la organización del traslado, que se materializó a las 18,30 horas, una vez finalizada la misa en el santuario de la patrona. Subida en su carroza, adornada con flores naturales y vestida con el manto y el traje blanco y dorado que la cofradía obsequió a la virgen en los años 60 del pasado año , la imagen de la virgen inició su corto peregrinaje hasta la Catedral acompañada por feligreses y cofrades.

Mientras, en la Plaza Mayor, un numeroso público esperaba desde hace horas la llegada de la virgen, que llegó puntualmente a las 20,30 horas subiendo por la Calle Real. Frente a la Casa Consistorial, una sección de alumnos de la Academia de Artillería rindió honores a La Fuencisla, y allí fue recibida por las autoridades locales y provinciales con la alcaldesa Clara Luquero a la cabeza de la amplia representación institucional que participó en el acto.

Los honores militares dieron paso a los religiosos, y el obispo, junto al Cabildo Catedral , salió al encuentro de la virgen, siendo inciensada  por el deán de la Catedral José Antonio García, para después  el grupo de danzas ’La Esteva’ ofreció una jota tradicional ante la imagen de la virgen antes de su entrada en la Catedral.

En el altar mayor del presbiterio, los integrantes del cuerpo de bomberos esperaban la llegada de la virgen para su entronización.  Portada en brazos por los cofrades de La Fuencisla, la imagen fue subida hasta el lugar de honor que ocupará  durante los días del novenario, en medio de una prolongada ovación y vítores a la virgen.

El obispo César Franco recogió el sentir de todos los segovianos en su salutación oficial a la virgen, a la que pidió  que “nos de su fe, porque por ella eres dichosa”,  y también  solicitó su intercesión para que “quite de nuestro corazón la rutina y la tibieza, el orgullo de creeernos superiores, la desesperanza y la tristeza de pensar que Dios no nos ama”.

El cántico del himno a la Fuencisla puso el punto final al acto de recepción, y hoy viernes dará comienzo a las 19,30 horas el novenario, que será predicado por el vicario de Pastoral Francisco Jimeno. El novenario de los jóvenes dará comienzo el sábado 22 a las siete de la mañana.