07-2kama-Julian-Herrero_KAM0404
Julián Herrero falleció el viernes en Valladolid, donde estaba ingresado tras sufrir un ictus. / KAMARERO
Publicidad

La muerte de Julián Herrero, propietario del hotel Puerta Segovia, a los 76 años, ha conmocionado a la ciudad, ya que era un hombre muy conocido y respetado. El sector hostelero y hotelero de la ciudad es uno de los más afectados por el fallecimiento, ya que era uno de sus máximos representantes.

Cándido López, presidente de la AHIS, asegura que “lo hemos sentido mucho, ha sido un desenlace rápido e imprevisto y nos ha pillado a todos un poco de sopetón, así que la verdad es que sentimos mucho su pérdida”.

De Herrero, Cándido López destaca que “era un gran profesional, un gran emprendedor, un hombre que se forjó de la nada, que se vino del pueblo a Segovia a trabajar con su tío Juanito, ‘el de la Taurina’, y él y su hermano Nicolás empezaron con el restaurante El Cordero y desde ahí nacieron unas empresas importantes, Puerta Segovia, el Convento de Mínimos… fue un hombre muy trabajador y gran profesional; como amigo y como persona, es una pena”.

Julián Herrero llevaba dos semanas ingresado en Valladolid, pero no pudo recuperarse del ictus. Será enterrado hoy, tras permanecer en el tanatorio San Juan de la Cruz, donde su familia ha recibido las condolencias de amigos y allegados. El funeral será hoy, a las 10.30 horas, en la iglesia parroquial de Espirdo, donde también será enterrado. La misa de privilegio tendrá lugar mañana lunes, a las 20.00 horas, en la iglesia parroquial de la Santísima Trinidad.