El 62% de las personas mayores de 64 años de Castilla y León recibe la vacuna frente a la gripe. / KAMARERO
Publicidad

Sanidad da por finalizada la epidemia de gripe. Los datos de la décima semana de 2019 —del 4 al 10 de marzo— indican una incidencia en España de 41 casos por cada 100.000 habitantes, significativamente más baja que el índice epidémico establecido en 52 casos por 100.000 habitantes. En Castilla y León la infección gripal está también disminuyendo progresivamente hasta rozar el citado umbral, con una tasa de 54/100.000, “lo que hace suponer que la semana pasada fuera la última de la epidemia de gripe 2018/19”, dice el responsable del territorial de Sanidad, César Montarelo.

Desde la semana sexta de 2019, en la que se registró el pico más alto de incidencia con 298 casos, ha ido disminuyendo de forma progresiva la fuerza de la epidemia.

A diferencia del invierno de 2017/2018, este curso la epidemia ha sido mucho más corta, con una duración en Segovia de nueve semanas frente a las 15 que se mantuvo la anterior. Y, además ha llegado tardía y se ha ido con prisas. Este invierno la gripe se ha presentado en la semana 2 de 2019, mientras que el invierno anterior la epidemia comenzó en diciembre, concretamente en la semana 50 de 2017, y ha acabado antes, en la semana 10 de 2019, frente a la pasada temporada que acabó en la 12. Es decir, este año empezó tres semanas después y ha acabado dos semanas antes.

Frente a los cuatro virus que circularon el año pasado (dos del tipo A, y dos del tipo B), este año solo se ha detectado la expansión de los pertenecientes al grupo A, al principio con una detección similar de los dos para acabar siendo mayoritaria la del H3N2. El Servicio de Sanidad explica que el virus H1N1 se ha identificado en un 46,3% de las detecciones totales; el Virus H3N2, en un 53,6% y los dos virus del tipo B solo se han encontrado en un 0,1% de las muestras positivas.

Tanto en la pasada campaña como en la actual, la intensidad de la gripe ha sido media. El pico epidémico de la temporada 2017/2018 fue de 291/100.000 frente a los 298/100.000 de este año, pero debido a la mayor duración el número de afectados fue mayor el curso pasado.
Los casos declarados en Castilla y León por la Red Centinela de la Gripe hasta la actualidad han sido 1.038, de los que 87 corresponden a personas vacunadas y 951 a personas no vacunadas, siendo el grupo más afectado el de los niños entre 0 y 4 años.

La tasa de Casos Graves Hospitalarios de Gripe acumulados este año es de 18,63/100.000, frente a los casi 30 del pasado año.
Los estudios preliminares de la Efectividad de la Vacuna (EV) antigripal señalan que la administrada este año ha tenido una efectividad “moderada/alta” frente al virus H1N1 pdm 09, mientras que frente al virus H3N2 ha sido más baja.

En todo caso, César Montarelo asegura que con la vacunación se consigue reducir un 11% los casos leves, un 17% las hospitalizaciones y un 39% los fallecimientos entre los casos graves hospitalizados de gripe. “Cifras que mejorarían considerablemente en nuestro país si más personas se hubieran vacunado”, asegura el jefe territorial de Sanidad recordando que en España solo el 55% de personas mayores de 64 años se vacunan frente a la gripe, cifra sensiblemente superior en Castilla y León donde se acerca al 62%.